10 de marzo de 2019
10.03.2019

Santa Catalina "harta" de pintadas

En los últimos dos meses, el barrio ha visto como aumentan los garabatos sobre fachadas

10.03.2019 | 02:45

De manera gráfica, una vecina afectada comenta: "Son como los perros que mean para marcar territorio". Aguardan una reunión con Emaya. El salvajismo ha llegado a los molinos del Jonquet, que están protegidos

Muy gráfica, Enriqueta Carbonell, una vecina de Santa Catalina, cuya vivienda fue mancillada con el espray sin arte de unos incivilizados quince días atrás. "Están dejando su marca como un perro mea para marcar el territorio", expresa.

En la madrugada del 22 al 23 de febrero, alguien se dedicó a pintarrajear en letras gigantes una firma en la fachada de una casa entre las calles Despuig y Villalonga. No es un caso aislado. En los últimos dos meses, este vecindario se ha visto sacudido por el látigo de unos esprays que manchan a destajo fachadas de viviendas. La última ha sucedido en Colubí, en un edificio nuevo, aunque en esa misma calle, ya le precedió otro espantajo.

"Al principio pintaban barreras, vallas, pero ahora se han extendido por todo el barrio", señala Carbonell. Donde inversores extranjeros pagan miles de euros provocando que los que tienen economías más pequeñas tengan que irse de la zona al haber subido por las nubes el precio de alquileres y ventas de viviendas, también se ha convertido en el lienzo favorito de estos atropellos.

"Son actos vandálicos", piensa una de las afectadas. Los vecinos que ven marcadas sus casas y cuentan con un seguro, se topan con que no les cubre la reparación "ya que no se considera vandalismo al no haber ruptura en la fachada", indican.

Emaya no interviene al tratarse de propiedades privadas. Los afectados dan parte a la Policía Local y ésta les dirige a la empresa municipal que no actúa porque excede a sus competencia. Sin embargo, en los casos más fragantes, en los molinos del Jonquet, los agentes policiales "nos han dicho que tienen localizados a los autores", señaló Jacinta Galindo, presidenta de la asociación 'No eres de Santa Catalina si no...', que están pendientes de la reunión que tienen con Neus Truyol.

Lo que más le duele, es lo que está ocurriendo en los molinos del Jonquet, bienes protegidos. "La pintada más reciente la han hecho al lado del molí d'en Garleta, que es un BIC; ¡es tremendo!", añade.

Enriqueta Carbonell no tiene dudas al respecto: "Es una cuestión de educación. Entiendo que Cort no pueda actuar porque hay problemas más graves y urgentes. Este incivismo de los que piensan que la ciudad es de ellos y no que es de todos es lamentable".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!