Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una de las cosas que comporta la reclusión hospitalaria es la disponibilidad de tiempo. Tiempo para pensar, tiempo para meditar, tiempo para leer, tiempo para escribir... Y tiempo para ver la televisión, también, pudiendo seleccionar programas y contenidos a los que normalmente no prestamos atención en el día a día o que simplemente ignoramos.

He descubierto La 2, probablemente y ahora mismo la mejor televisión pública del país. Su programación, además de amena y variada, contribuye a la formación de las personas desde muchos puntos de vista, casi siempre constructivos. La pluralidad, la diversidad, el respeto por el medio ambiente o la puesta en valor de nuestro patrimonio son activos que raramente o de manera muy sesgada se ven en la oferta televisiva al uso, preocupada únicamente por mantener los índices de audiencia a costa de lo que sea, por muy chabacano y rastrero que sea. En estos tiempos de polarización mediática y social, en los que tan difícil resulta encontrar referentes que nos transmitan tranquilidad y sosiego, La 2 resulta a menudo un verdadero bálsamo, ese lugar de paz y consenso que hace que no pierdas del todo la fe en el mundo y todo lo que le rodea.

Hay vida más allá de la covid-19, la polémica sobre las macrogranjas ganaderas o el culebrón Djokovic, se lo aseguro. Vean La 2: es bastante más que la consabida secuencia de los ñus tratando de cruzar desesperadamente un río, a poco que se empeñen lo descubrirán. No es necesario que renuncien al entretenimiento; simplemente les sugiero que de vez en cuando descubran por propia iniciativa que hay alternativas frescas y jugosas a El Hormiguero, La Liga, El Intermedio o Sálvame, incluso a los informativos, si me apuran. Opten de vez en cuando por ellas, no se arrepentirán.

No le falta razón a Irene Vallejo cuando en su espléndido libro Alguien habló de nosotros, una recopilación de artículos publicados en el diario Heraldo de Aragón, hace afirmaciones como esta: «Cubiertas las necesidades básicas de la vida, la siguiente conquista social es el aprendizaje y el saber». Y La 2 está ahí para eso, entre otras cosas.

Compartir el artículo

stats