Violencia de género

La Policía Nacional arresta en Palma a un maltratador cuya pareja se encontraba en «riesgo extremo»

La víctima estuvo protegida por los agentes las 24 horas del día hasta que el sospechoso fue capturado

Una patrulla de la Policía Nacional en Palma. |

Una patrulla de la Policía Nacional en Palma. | / CNP

Marcos Ollés

Marcos Ollés

La Policía Nacional arrestó ayer en los juzgados de Palma a un hombre denunciado por violencia de género, cuya pareja se encontraba en situación de «riesgo extremo», según los baremos utilizados en los protocolos policiales. Esto implica que la víctima corría un serio peligro de ser atacada, por lo que contaba con protección las 24 horas del día, y la movilización de los agentes para localizar al presunto agresor fue total.

La víctima había acudido hace varios días a la Jefatura Superior de Palma para denunciar que llevaba tiempo sufriendo malos tratos de forma habitual por parte de su pareja. Los agentes de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam), el grupo especial de la Policía Nacional contra la violencia de género, confeccionaron un informe con los datos aportados por la víctima y el perfil y los antecedentes del denunciado, un protocolo habitual en estos casos, que arrojó una situación de «riesgo extremo».

Esta calificación indica que la mujer corría grave peligro de ser atacada por su pareja, por lo que se le brindó una protección especial, con una patrulla vigilando la entrada de su casa y acompañándola en todas sus salidas, las 24 horas del día.

Al mismo tiempo, los agentes de la Ufam se movilizaron para localizar al hombre, que se había escondido, consciente de que estaba siendo buscado. Las gestiones policiales se centraron en el entorno cercano del sospechoso, tanto familiar como de amistades, y a instalar varias vigilancias en lugares en los que podría estar instalado.

Ayer por la mañana el sospechoso fue finalmente localizado en las inmediaciones de los juzgados de Palma, por lo que fue arrestado y trasladado a dependencias policiales. El hombre es un ciudadano español de unos 40 años, y está previsto que sea conducido a disposición judicial en los próximos días.

Los casos de «riesgo extremo» es el máximo que hay establecido en el protocolo de la Policía contra la violencia de género, y por lo general apenas se dan dos o tres al año. Implican que hay serios indicios de que la víctima puede sufrir una agresión inminente por parte de su pareja o expareja, por lo que conllevan una protección permanente de las Fuerzas de Seguridad.