A la caza de plaza: interinos se apuntan a especialidades docentes de las que no saben nada

Varios aspiran a más de diez áreas diferentes. El récord es de uno inscrito a cien: de Oboe a Ruso

Aspirantes a lograr una plaza en las oposiciones de Educación de 2022.  |

Aspirantes a lograr una plaza en las oposiciones de Educación de 2022. | / DM

Mar Ferragut Rámiz

Mar Ferragut Rámiz

Son días agitados para los más de 6.000 docentes interinos que participan en el proceso de estabilización. El miércoles se publicó la lista de admitidos en el concurso de méritos y sus puntuaciones, un listado que muestra cómo algunos tratan de asegurarse una plaza optando a muchas especialidades ajenas a la suya, sin tener la titulación correspondiente o sin haber dado ninguna clase jamás de esa especialidad (algo que el proceso selectivo, así como se ha diseñado, permite).

La mayoría de candidatos se han presentado a una, dos o tres especialidades con una cierta relación entre ellas (como Educación Primaria y Pedagogía Terapéutica; o Economía y Administración de Empresas, por ejemplo). Pero para tener más números hay varios que se han presentado a diez o incluso veinte especialidades que no siempre tienen relación.

El caso más llamativo es el de un candidato que se ha presentado a 101 especialidades de lo más diversas: de Matemáticas a Latín, pasando por Ruso, Dibujo, Matemáticas, Violonchelo, Oboe, Flamenco, Organización y Procesos de Mantenimiento de Vehículos, Procesos de Diagnóstico Clínico... Otro se ha presentado a 71 especialidades (y eso que había que pagar los 83 euros de tasa por cada solicitud, salvo las exenciones previstas por Educación, que incluyen por ejemplo estar en el paro).

Entre los propios interinos existe indignación por estos casos, sobre todo entre aquellos que ven cómo alguien ajeno a su especialidad puede que les pase por delante y logre una plaza fija sin saber nada de esa materia. Titulados de Filología Catalana expresan especialmente esta inquietud ya que es una especialidad de la que se ofertaban muchas plazas. «A mi centro vinieron de un sindicato y animaron a todo el mundo a presentarse a todo, y hablaron especialmente del caso de Catalán», explica un docente, que se indigna también por los despropósitos pedagógicos y las situaciones «sin sentido» que puede generar este proceso de estabilización.

Como poder pueden presentarse, ¿pero qué posibilidades reales hay de que una persona logre una plaza de una especialidad que le es ajena? Habrá que esperar a que salgan las adjudicaciones.

La baremación parte de la experiencia laboral como principal mérito (otorga un máximo de 7 puntos), además del expediente académico, y otros aspectos, como haber aprobado alguna oposición pero haberse quedado sin plaza.

Algunos docentes señalan que la experiencia de una persona que ha estado dando clases de, por ejemplo, Filosofía y ahora se presenta a Alemán sin tener título de Alemán también puntúa (menos que si se presentara a Filosofía, pero puntúa), además de otros méritos que pueda tener, con lo que sí ven riesgo de que haya gente que acabe dando clases (y con una plaza fija) de materias sobre las que no saben nada.