Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palma International Boat Show: De los 33 millones de euros del velero 'Pink Gin VI' al llaüt mallorquín eléctrico y ecológico de Nauta Morgau

Con más ejecutivos que marineros en los pantalanes del Moll Vell, la feria náutica abre sus puertas hasta el domingo como un completo escaparate de lo mejor de la náutica de recreo, desde lo más exclusivo a lo popular

Palma International Boat Show abre sus puertas hasta el domingo en el Moll Vell

Palma International Boat Show abre sus puertas hasta el domingo en el Moll Vell Guillem Bosch

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Palma International Boat Show abre sus puertas hasta el domingo en el Moll Vell Miguel Vicens

Del Pink Gin VI, un velero de los astilleros Baltic Yachts de 53,9 metros de eslora, enorme mástil y casco gris de carbono que se vende por 33 millones de euros, la joya más cara de la feria náutica, al llaüt eléctrico y ecológico de la empresa mallorquina Nauta Morgau, construido en Porreres con maderas de cedro y pino de oregón, cuidado y depurado diseño minimalista, y un precio final que ronda los 46.000 euros.

La Palma International Boat Show, que abre sus puertas en el Moll Vell hasta el domingo, es el gran escaparate de la náutica de recreo, con más de 260 embarcaciones en los pantalanes, 270 empresas representadas en los diferentes expositores y el catálogo más amplio de las últimas tendencias en veleros de grandes, medianas y pequeñas esloras, así como un amplia variedad de yates de tamaño medio, lanchas, embarcaciones neumáticas, motos de agua, motores y todo tipo de accesorios complementarios.

En los diques del Moll Vell están representadas empresas de leyenda, como el broker náutico Camper & Nicholson, que desde finales del XVIII marcó algunos de los diseños más innovadores de la historia naval inglesa. Entre los buques que presenta en Palma destaca el Odyseey III, un yate Benetti de líneas clásicas y popa redondeada de 33 metros de eslora, con cuatro cabinas dobles de gran lujo que se alquila a 60.000 euros la semana en temporada alta.

También ofrece el velero transoceánico Alexia, construido en 2004, blanco inmaculado, de 30 metros de eslora y condiciones excepcionales para la vela de competición, con capacidad para seis huéspedes perfectamente acomodados y un precio de 3,6 millones de euros.

52

Las imágenes de la Palma International Boat Show, abierta hasta el domingo en el Moll Vell Guillem Bosch

Swan, el astillero finlandés donde nacen los denominados Rolls-Royce del mar, ha amarrado en el pantalán central de la feria náutica un imponente Swan 115 FD , de 35 metros de eslora, con su amplia popa, sus timones gemelos, el casco azul marino y todos los detalles de un velero de alta gama cuyo precio supera los 14 millones de euros. También exhibe un Swan 60, un modelo más ligero, de 18 metros de eslora, pero perfectamente preparado para el crucero y la regata. Y en el extremo del pantalán se exhibe un Eagle 38 de casco azul celeste, uno de los veleros de líneas más elegantes y sutiles que existe, diseñado especialmente para aguas costeras, lagos y vías fluviales, con interiores con acabados de caoba y cabina para tres pasajeros adultos, con un precio final que ronda los 200.000 euros.

En el pantalán de los grandes veleros de la feria náutica hay más ejecutivos de traje que marineros, habida cuenta de los elevados precios de los buques. La mayoría de los que se exhiben, como el Imagine, de 44,2 metros; La Luna, de 52 metros; el Ocean Pure, de 40, o el Surama, de dos mástiles y también 40 metros; tienen una antigüedad de diez a veinte años y han sido actualizados por completo para su venta, con precios que oscilan entre los 19 y los 7,9 millones de euros.

En la feria también hay espacio para las excentricidades. El premio al buque más extraño se lo lleva el trimarán completamente negro X1, lo que le ha valido el sobrenombre del Batmovil flotante de la feria, de casco de fibra de carbono, al igual que la cubierta, amplios espacios interiores, un mástil, 22 metros de eslora y un precio de 4,2 millones de euros.

La zona de las pequeñas esloras es la que recibe más visitantes de la feria náutica, con atención especial a toda la exposición de embarcaciones neumáticas semirrigidas en todas sus versiones: descubiertas y cabinadas; con motores fuera borda o intraborda y con tamaños que van desde los apenas tres metros de las pequeñas y rapidísimas Williams con motor interior y turbinas, ahora también en versión diésel, a las neumáticas ultrarrápidas de trece y catorce metros de eslora y velocidades superiores a los 60 nudos.

En el apartado de pequeñas esloras y embarcaciones costeras llaman la atención los diseños de la empresa mallorquina Nauta Morgau, radicada en Porreres, con embarcaciones de madera eléctricas y ecológicas, entre ellas un llaüt, denominado D'aixa line y el modelo Navilera en sus diferentes versiones y tamaños y varios modelos más en preparación

Compartir el artículo

stats