El 26 de diciembre, segunda fiesta de Navidad, no será fiesta autonómica en 2023. El Govern solo puede fijar dos días festivos ese año, ya que ninguna fiesta estatal cae en domingo para sustituirla. Por ello, ayer el Consell de Govern acordó que los dos festivos autonómicos serán el 1 de marzo, Día de las Illes Balears, y el lunes de Pascua, que el año que viene será el día 10 de abril. 

Este año ha sido posible declarar festivo el día 26 de diciembre debido a que, por ejemplo el 1 de mayo, recae en domingo. Ello ha permitido al Govern establecer tres días. Pero el año que viene no será posible.

No es la primera vez que ello ocurre y en otras ocasiones se ha solventado la papeleta dejando en manos de los ayuntamientos para que en los municipios que los consistorios lo consideren oportuno destinen uno de sus festivos al 26 de diciembre. Hay que tener en cuenta que en Mallorca la segunda fiesta de Navidad tiene una tradición muy arraigada de comidas familiares y celebraciones navideñas. En el caso de que no sea festivo, muchos trabajadores tendrán que acudir a sus puestos de trabajo y se perderán las comidas en familia que no se pudieron celebrar el día de Navidad y tienen lugar de forma habitual la jornada siguiente.

El Consell de Govern aprobó ayer el calendario de festivos para el año que viene, tras el acuerdo con la mesa de diálogo social entre sindicatos y patronales. Entre ellas no figura el 26 de diciembre como día festivo. De esta forma, en 2023 serán jornadas festivas en las islas el 6 de enero (Epifanía del Señor, viernes), 1 de marzo, (Día de las Illes Balears, miércoles), 6 de abril (Jueves Santo), 7 de abril (Viernes Santo), 10 de abril (Lunes de Pascua), 1 de mayo, (Fiesta del Trabajo, lunes), 15 de agosto (Asunción de la Virgen, martes), 12 de octubre (Fiesta Nacional, jueves), 1 de noviembre (Día de Todos los Santos, miércoles), 6 de diciembre (Día de la Constitución, miércoles), 8 de diciembre (Inmaculada Concepción, viernes) y 25 de diciembre (Día de Navidad, lunes).