Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marino Pérez y José Errasti, autores del libro acusado de transfobia: "El género es un debate académico que tratan de convertir en problema moral"

Marino Pérez y José Errasti.

«Nuestro libro no es transfóbico», asegura el profesor de Psicología de la Universidad de Oviedo José Errasti, uno de los autores, junto al catedrático de Psicología Marino Pérez, del libro objeto de la polémica, Nadie nace en un cuerpo equivocado. «Analizamos estos fenómenos de la identidad de género desde una filosofía materialista y una psicología rigurosa».

«Nosotros lo que sostenemos [al igual que el feminismo clásico y de las históricas del movimiento] es que el género es un aprendizaje social, no es una esencia que brota de las personas. El género no viene de nacimiento. Todas las conductas, estéticas, roles y estereotipos sexuales que nos rodean buscan perpetuar las relaciones machistas de poder», considera.

«El movimiento queer entiende el género como una entidad que la persona trae consigo y que puede coincidir o no con su cuerpo y de ahí la necesidad de cambiarse el cuerpo», señala Errasti. «Nosotros decimos que uno nace no en un cuerpo equivocado, sino en una cultura equivocada, en una cultura machista que dice cómo han de ser los hombres y cómo han de ser las mujeres, y quienes no encajan en esos estereotipos pueden sentir que no encajan en sus cuerpos y necesitan una intervención quirúrgica», advierte el también psicólogo clínico. «Lo que decimos es que el error está en la sociedad y no está en ellos o en sus cuerpos», añade. «Pensamos que llevados por una tergiversación se cometen graves errores en muchos adolescentes que padecen disforia. Muchas jóvenes se hormonan o se someten a mastectomías llevadas por la idea de que, si no encajan en los estereotipos machistas de las mujeres, es que son hombres», opina.

«Pensamos que hay un origen machista en muchos de estos problemas en la adolescencia y creemos que se están combatiendo mutilando cuerpos sanos y no criticando esos estereotipos», dice. «Éste es un debate académico que ahora muchas personas están tratando de convertir en un problema moral», denuncia. «Es la doctrina woke. Si dices algo que no les gusta , te acusan de fóbico o de usar discursos de odio».

El profesor considera que convertir tu cuerpo y tu identidad sexual en el tema de tu vida «es una fuente de narcisismo que supone lo menos amenazante para el poder neoliberal, porque supone disolver la sociedad». 

Compartir el artículo

stats