Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presidenta de la Asociación per Ells
Entrevista

Esperança Seguí: «Tenemos un listado con más de doscientas familias de la isla que quieren acoger»

La ONG ha gestionado la llegada a Mallorca de más de 120 refugiados de Ucrania desde que estalló la guerra

Seguí con Adelina, ucraniana que recaló en la isla en febrero. PER ELLS

¿Qué noticias tiene de los niños de acogida que traen a Mallorca en verano y Navidad?

Son de la zona de Chernóbil, en la frontera con Bielorrusia, y no pueden salir porque la situación allí es complicada. Hemos podido sacar a algunos, no a todos, así que hemos aprovechado nuestros contactos para ayudar a toda la gente que nos lo ha pedido. Esperamos que en algún momento abran un corredor seguro para traerlos a todos. De la mayoría tenemos noticias suyas a través de sus familias de acogida en la isla, pero hay algunos que no. La mía está en un orfanato que evacuaron, y desde que empezó todo esto no sé nada de ella. Confío en que esté bien. Es mucho sufrimiento, hay familias que no saben nada, otras que sí, pero hay cosas que a veces vale más no escuchar.

El grupo de niños que llegó hace diez días en un convoy de mallorquines tuvo muchos problemas para salir.

Sí, estuvimos toda la noche sin saber nada de ellos. Salieron corriendo con su tutora, solo con una mochila y algo de comida. De noche, con tanques, algunos niños vieron muertos...

¿Faltan familias de acogida en Mallorca?

Para acoger a niños no, ha habido una gran respuesta y tenemos un listado de más de doscientas familias que se han ofrecido. Lo que ahora pedimos es gente que pueda acoger un núcleo familiar: madres con uno o dos niños, también alguna abuela. Dejando claro que nadie sabe hasta cuándo durará esta guerra, así que quien quiera acoger debe ser conscientes de eso. Y también de que hay que ayudarles a tramitar los papeles para que tengan la residencia y la Seguridad Social, y podrán optar a buscar trabajo. Ahora mismo hay mucha incertidumbre.

¿Hasta cuándo van a seguir mediando en la llegada de refugiados?

Tengo un compromiso con un grupo que nos lo pidió, y posiblemente serán los últimos. Y después estaremos pendientes de sacar a nuestros niños. Somos una asociación pequeña, tenemos una cierta capacidad de maniobra. Hay que pensar en dónde alojarlos y no me gusta traer a gente si no sé que van a tener unas mínimas condiciones.

En España y en toda Europa cada día ciudadanos cogen su vehículo particular y acuden a la frontera para recoger a refugiados, pero hay ONG ‘s que denuncian un cierto caos y también riesgo para esas mujeres y niños.

Hay muchos que se ofrecen para ir por su cuenta, en teoría con las mejores intenciones, pero colapsan la frontera. Y la Unión Europea está empezando a poner trabas porque desgraciadamente está desapareciendo gente.

¿Nos importan más estos refugiados que otros?

Influye mucho que, aunque no es un país de la Unión Europea, está dentro de Europa. También nos bombardean todos los días con mucha información, pero yo creo cada conflicto ha generado preocupación. También cuando sucedió lo de Siria hubo mucha gente que se involucró.

Lleva un mes pendiente del móvil. ¿Cómo lo lleva a nivel personal?

Está siendo duro psicológicamente porque escuchas cosas que te ponen los pelos de punta, y empiezo a estar cansada. Estoy ahí en medio y no puedo abandonar. Hay que acabar de gestionar la llegada de este grupo que está allí ahora, esperar a que puedan venir nuestros niños de acogida y ayudar a los que están aquí en el día a día.

Compartir el artículo

stats