Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Miralles, nuevo presidente de la Obra Cultural Balear con 230 votos a favor

La única candidatura presentada sale adelante solo con el 6,21% de participación

Imagen de la nueva ejecutiva de la Obra Cultural Balear tras ganar las elecciones. A.Ruiz

El sociólogo Joan Miralles es oficialmente el presidente de la Obra Cultural Balear (OCB). Su candidatura, la única que se había presentado al cargo, ha obtenido este jueves 230 votos a favor y cinco votos en blanco, aunque el dato más llamativo ha sido el de participación: un 6,21%. Una cifra que el propio Miralles ha justificado alegando que «siempre suele oscilar entre esos parámetros», ya que « hay mucha gente de la Part Forana que no viene a Palma solo para votar». Eso y que «este año multitud de afiliados han comenzado ya su puente», ha añadido. En concreto, había 3.785 socios llamados a las urnas, de los que asistieron 235.

Tras una pequeña ovación en una sala de Can Alcover, Miralles se ha dispuesto a ofrecer su primer discurso como presidente de la OCB, en el que ha agradecido la confianza depositada en él y su equipo, que «tanto hemos trabajado durante estos últimos meses» para llegar hasta aquí. 

Para este mallorquín, que coge las riendas de la entidad durante los próximos años en sustitución de Josep de Luis, la principal misión de su mandato «es hacer, de la Obra Cultural Balear, la casa de todos». «Invitamos a todos los ciudadanos a formar parte de la OCB, aquellos que quieren la lengua, la cultura y el país, independientemente de su ideología», ha apostillado.

Y para ello -ha aseverado- ya se ponen manos a la obra. Lo primero que harán como nueva junta de gobierno es una pequeña ronda de contactos con las diferentes administraciones públicas (como el Govern o los Consells Insulars) «para que nos conozcan y poderles presentar nuestro proyecto». Un itinerario que irá seguido -según Miralles- del refuerzo de la estructura de la organización, tanto a nivel interno como externo. «Queremos que los socios se impliquen directamente en el día a día de la entidad, que haya una mayor participación», ha señalado.

Y para ello -ha continuado- cuenta con un equipo cohesionado formado por profesionales de diferentes ideologías y ramas que tienen un mismo objetivo común: «Dar un paso hacia delante en favor de la lengua catalana».

Compartir el artículo

stats