Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca se asoma al metaverso

Empresas exploran las posibilidades de la realidad virtual mientras diversas plataformas fraccionan la isla en parcelas para vender y especular

Winston Derek muestra su equipo de realidad virtual en la ‘startup’ que tiene en Palma. Guillem Bosch

Hay todo un mundo por construir —o más bien por replicar— ahí afuera. La tecnología allana el camino a un Internet que en los próximos años integrará 3D, realidad virtual y realidad aumentada para aportar una experiencia mucho más inmersiva al usuario, que pasará de estar detrás de la pantalla a adentrarse en ella. Aguarda el metaverso, el que ha popularizado Facebook y también el que ya mueve millones de euros especulando con parcelas virtuales.

«El metaverso se ha puesto muy de moda, pero todavía es una idea muy inicial que no está muy bien definida. Facebook y otras empresas están poniendo mucho dinero para desarrollarlo. Sería como un videojuego, donde tienes un avatar, haces tu partida y te desconectas. En el metaverso tú también tendrás un avatar y podrás recrear un mundo paralelo: abrir un negocio, alquilar un local o reunirte con tus amigos en una cafetería. Hay algunas primeras incursiones. Por ejemplo, ya hay un metaverso en el que puedes ir a una sala de conciertos después de pagar tu entrada», explica Andreu Florit, cofundador de REM Experience.

Esta startup con base en Menorca desarrolla proyectos con tecnología 3D, realidad virtual y realidad aumentada. Empezaron hace dos años con iniciativas culturales como la recreación de una casa talaiótica en realidad virtual por la que se podía interaccionar. «Hace veinte años solo teníamos blogs y páginas web. Después se popularizaron las redes sociales; al principio solo para escribir, pero ya vemos cómo ha ganado terreno el vídeo con TikTok. Vamos evolucionando hacia experiencias cada vez más realistas, así que el siguiente paso es la realidad virtual. Crece mucho cada año, pero a día de hoy el 99% de la gente no tiene unas gafas de realidad virtual y no lo ha probado nunca. Estamos lejos de que sea algo masivo y a lo que se conectará todo el mundo», manifiesta Florit.

Andreu Florit, cofundador de REM Experience. | DM

Euros o criptomonedas

Hacer vida en el metaverso todavía pertenece al futuro, pero en el presente hay un boom inmobiliario que no es ajeno a Mallorca. Empresas y particulares invierten mucho dinero en la compra de parcelas virtuales, con euros o criptomonedas, con el convencimiento de que se van a revalorizar. En algunos casos con la idea de especular; en otros, pensando en abrir negocios que operarán en el metaverso cuando la tecnología lo permita y los avatares se generalicen. Algunas plataformas como Decentraland o The Sand Box han recreado mundos ficticios que han dividido en celdas para comprar, vender y alquilar. En otros metaversos como OVR o Earth 2 las parcelas se refieren a ubicaciones reales.

Negocios virtuales

«Choca mucho que haya personas que se estén gastando tanto dinero. Por ejemplo Descentraland es un mundo virtual que han dividido en 90.000 parcelas. Compras una y puedes construir o abrir una tienda. En estos metaversos venden poco a poco para que los precios se mantengan caros, y las parcelas que están en Barcelona, Madrid o París cuestan más dinero porque consideran que se van a revalorizar», señala Florit.

En OVR, por ejemplo, la zonas más cotizadas de Mallorca son las mismas que en el mundo real. La isla está dividida en parcelas hexagonales y la mayor parte de las porciones vendidas o en venta se extienden por el Casc Antic y el barrio de Santa Catalina de Palma, Sóller, Valldemossa y los municipios de Pollença y Alcúdia. Los precios varían en función de la ubicación. Como en Earth 2, donde la mayoría de parcelas de Palma han sido adquiridas por decenas de ciudadanos de países de todo el mundo como Japón, Corea, Noruega y Alemania, además de España.

Todavía cuesta de imaginar, y más aún llevarlo a la práctica. Pero en los próximos años Internet se poblará de avatares que serán a la vez clientes y turistas, por lo que parte de estos pioneros del metaverso invierten en parcelas virtuales pensando en abrir allí tiendas, salas de espectáculos, museos o levantar edificios. Parece inconcebible, como lo era hace veinte años pensar en los múltiples caminos que ha acabado abriendo Internet. «Antes la gente no sabía para qué lo quería y ahora todo el mundo tiene una página web. Pasó también con el móvil y con las aplicaciones. Facebook y diversas empresas han apostado por el metaverso y dentro de cinco años será la forma en la que veremos películas, socializaremos, haremos deporte o trabajaremos», afirma Winston Derek, CEO de Derek Solutions.

Esta empresa que diseña webs y desarrolla aplicaciones para móviles quiere dar el salto a la realidad virtual y ser «pionera» en Mallorca en el desarrollo de esta tecnología para el sector inmobiliario y turístico. Como por ejemplo recreando una vivienda con exactitud para que un comprador la recorra y elija los muebles que le gusten antes de que se construya. O reproducir una habitación de hotel para que el viajero transite por ella y compruebe todos los detalles antes de hacer la reserva. «Es un mundo con muchas posibilidades, pero todavía hay pocos que como yo se ponga las gafas», señala Derek.

Al otro lado de las gafas

Este emprendedor acaba de adquirir un equipo de realidad virtual con el que navegar por el metaverso de Facebook. A través de las gafas, las cuatro paredes de una habitación se convierten en un confortable y lujoso salón en el que se puede ver una serie de Netflix en pantalla gigante o jugar a videojuegos, solo o en compañía. O viajar al espacio, coger objetos y lanzarlos a otra dimensión. «El de Facebook es un metaverso lúdico, pero esta tecnología tiene mucho potencial», destaca.

Los nuevos entornos funcionan en la actualidad sin apenas regulaciones pese a que ya mueven mucho dinero, pero cuando se generalicen habrá que poner orden. «Cada cambio ofrece una posibilidad, pero también unas consecuencias. Será necesaria una regulación que, como siempre, llegará tarde», advierte Florit.

Especulación virtual Venden las parcelas en las que se levanta Cort | OVR

Especulación virtual Venden las parcelas en las que se levanta Cort

El metaverso es un concepto poco desarrollado, pero algunas de sus primeras experiencias se enfocan en la compra y venta de parcelas virtuales que se pagan con dinero real. Estos primeros inversores piensan en especular o en abrir futuros negocios que operen en el metaverso. Uno de ellos, OVR, ha vendido algunas de las parcelas más cotizadas de la isla, como las ocupadas por el ayuntamiento de Palma.

Compartir el artículo

stats