Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 75.000 baleares esperan una consulta médica o ser operados

Hace un año aguardaban estas asistencias 51.000 personas, un tercio menos - En octubre había que esperar casi 130 días para ser intervenido

Una imagen de una intervención quirúrgica realizada en algún hospital gestionado por el Servei de Salut. | DIARIO DE MALLORCA

A finales del pasado mes de octubre, último dato oficial colgado en el portal del IB-Salut, había 75.487 baleares esperando que el IB-Salut les llamara para una consulta con el especialista (61.446) o para ser intervenidos quirúrgicamente (14.041).

Esta cifra supone casi un tercio más que la lista de espera acumulada hace un año, en octubre de 2020, cuando aguardando una visita con el especialista había 38.444 baleares y otros 12.556 estaban a la espera de que les asignaran fecha y hora para entrar en el quirófano.

Si en octubre del año pasado esperaban 51.000 personas un acto asistencial en la sanidad pública sufragada con sus impuestos, doce meses después lo hacen las citadas 75.487.

Son muchas personas más, pero el número de pacientes sin atender no parece preocupar en demasía al Servei de Salut cuyo máximo responsable, su director general Juli Fuster, no desaprovecha cualquier comparecencia pública para subrayar que, a su parecer, lo importante en el abordaje de las listas de espera no es el número de pacientes que aguardan sino la espera media que deben soportar.

Y en este punto, la estadística sí le favorece en parte. Según los datos colgados en su web, a finales de octubre de 2020 la demora media para ser atendido por el especialista era de 56,01 días, cuatro más que las 52,02 jornadas que de media han de esperar en estos momentos.

Este hecho se repite con las intervenciones quirúrgicas, acto asistencial para el que en octubre de hace un año había que aguardar una media de 144,43 días, espera que un año después se ha reducido hasta las 129,11 jornadas.

Tan solo mejora la demora media, de 52 días para el especialista y de 129 para entrar en el quirófano

decoration

Capítulo aparte merece el apartado de «los que más esperan», esto es, aquellos que podrían acogerse al decreto de garantía de demora en caso de que no estuviera en suspenso por la pandemia de covid-19 y que establece que hay derecho a reclamar y a ser derivado a otro dispositivo asistencial en caso de esperar más de dos meses para ser visto por el especialista o más de seis para ser intervenido quirúrgicamente.

En el primero de los supuestos, pese al recorte de los tiempos de espera medios, había 17.935 personas a finales del pasado mes esperando más de los citados meses ser atendidos por el especialista, 6.387 más que las 11.548 que se encontraban en esa tesitura en octubre de 2020. Otra vez casi un tercio más.

La situación de los que aguardan más tiempo ser operados parece que mejora algo. Si hace un año había 3.970 baleares esperando más de 180 días ser intervenidos, el pasado octubre la cifra se había rebajado hasta los 3.137, unos 800 pacientes menos o, en términos porcentuales, casi un 21% menos.

Vasectomías o ligaduras de trompas, excluidas

El decreto de garantía de demora excluye a algunos procesos asistenciales como la vasectomía o la ligadura de trompas así como sus respectivas reversiones. También se excluye de la posibilidad de ser derivado en caso de esperar más de dos meses por una consulta externa de optometría o de enfermedad del sueño así como sus revisiones. Los cribados, como programas poblacionales preventivos para concretas patologías, también eluden los plazos máximos que se había autoimpuesto el Servei de Salut.

Como también lo hacen las intervenciones quirúrgicas de obesidad mórbida y las operaciones de reasignación sexual o genital. En estos últimos casos, si la demora afecta a las relaciones sociales o laborales o al estado anímico de tal forma que puedan derivar en una patología del solicitante, el IB-Salut revisará el caso.

Compartir el artículo

stats