Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern excluye ahora a bares y cafeterías de la exigencia del certificado covid aunque sirvan comidas

Las conselleries de Salud y Presidencia aclaran que solo a los restaurantes con aforos interiores mayores de 50 personas les corresponde exigir el documento a sus clientes

Una camarera del Bar Cristal escanea el certificado covid de un cliente en el interior del popular local palmesano

El Govern excluye ahora a bares y cafeterías de la exigencia del certificado covid, sea cual sea su aforo y aunque sirvan comidas, han aclarado hoy fuentes de la conselleria de Salud a este diario, especificando que en este momento solo es obligatorio solicitar el documento en restaurantes con un aforo interior de más de 50 personas, bares de copas, cafés concierto, pubs y discotecas, así como en establecimientos donde se realicen celebraciones para más de 50 personas.

Aunque hasta la publicación del decreto en el BOIB se daba por hecha la aprobación de la exigencia en los bares con aforos interiores superiores a las 50 personas, el redactado final excluye esa posibilidad en virtud de las diferentes licencias de actividad que distinguen a los locales de restauración, con lo que la medida restrictiva de carácter temporal para este tipo de negocios tiene un alcance muchísimo menor y se diferencia de la que se aplica en tres de las ocho comunidades autónomas que hasta ahora exigen el certificado covid. Cataluña, Aragón y Galicia (solo lo a partir de las 21.00 horas) exigen el certificado para acceder a los bares.

La confusión ha sido tal que muchos bares de Mallorca con aforos interiores superiores a los 50 personas exigieron el sábado, el día que la medida entró en vigor, el certificado covid pensando que el decreto del Govern también les afectaba al ser considerados de forma genérica locales de restauración y no especificar el decreto la diferencia entre las licencias de los mismos. Incluso sus camareros, como en el popular Bar Cristal de Palma, dedicaron parte de la jornada a escanear los códigos QR de los clientes que accedían al interior del local.

Fuentes de la conselleria de Presidencia aclararon ayer que la medida está pensada de este modo desde el principio y que el certificado solo sería exigible a bares si decidieran prestar puntualmente un servicio excepcional de restaurantes.

La exigencia de certificado covid en Baleares impide desde el sábado 4 de diciembre la entrada locales de restauración con aforos interiores superiores a las cincuenta personas 196.000 ciudadanos no vacunados, así como a todos los locales de ocio nocturno, sea cual sea su aforo interior. La medida ha entrado en vigor once meses después de que empezara el proceso de inoculación del fármaco en las islas, con el 72,9% de la población total con la pauta completa, según el último informe del Ministerio de Sanidad, y con la incidencia acumulada a 14 días en 293 casos por cada 100.000 habitantes y una tendencia de crecimiento.

Compartir el artículo

stats