Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Llevamos años aumentando el gasto social y no se reduce la desigualdad»

El presidente de la EAPN en Balears participa en el seminario anual de la organización, que este año se celebra en la UIB y analiza la ruta a seguir en un contexto de recuperación como el actual

El presidente de EAPN en Balears, Xavier Torrens, en el asamblea de la organización en la UIB. Guillem Bosch

El presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) en Balears, Xavier Torrens, participa estos días en el Seminario Anual que organiza su entidad, este año en la Universitat de les Illes Balears (UIB) con el impulso del Govern. En la asamblea, bajo el lema La reconstrucción de la Europa social en época de pandemia, los ponentes analizan los retos a los que se enfrentan las políticas sociales en el actual contexto de recuperación.

¿Qué valoración hace de la situación actual de Balears en materia de inclusión social?

La perspectiva es de mucha incertidumbre, y eso venimos arrastrándolo el último año y medio. Lo peor siempre recae sobre el mismo sector de la población, en este caso personas con trabajo precario y de temporada del sector turístico. Una de cada dos personas tiene dificultades para afrontar sus gastos a final de mes.

¿La variante Ómicron amenaza con aumentar todavía más el problema?

Sí. Probablemente influirá en la recuperación turística, y por tanto en el plano de lo social. Porque el sector servicios, en Balears, genera mucho empleo. Otra cosa es cómo es ese empleo.

¿Cómo es?

Insuficiente para salir de las situaciones de empobrecimiento. No es de calidad, y son pocos meses, por lo que los trabajadores tienen que recurrir a prestaciones públicas, subsidios, paro, renta mínima...

¿Qué cara tiene la pobreza en Balears?

Muchas. Pero la sufren, sobre todo, las mujeres y los niños. Y eso tampoco significa que los afectados necesiten buscar en los contenedores o que estén en las colas del hambre, hay que desestigmatizar. Se trata, más bien, de que las familias no se pueden permitir una actividad extraescolar, o no tienen el mismo acceso a la cultura o el ocio. Eso merma la educación de los niños.

¿Cuál es la prioridad más urgente en las islas?

En plena pandemia fue llenar las neveras, desde luego. Pero ahora hay que salir de ahí, y no caer en el asistencialismo. Algo falla si de cara al futuro nos vemos obligados a seguir dando bolsas de comida.

Entonces, ¿hacia dónde deben dirigirse las políticas sociales?

Nuestra propuesta es que se trabaje en tres líneas: la cantidad de ingresos, el acceso a la vivienda y el mercado laboral. Al fin y al cabo, lo que queremos es revertir la situación de pobreza de la familia para que consiga generar ingresos por sí misma.

La desigualdad no hace más que aumentar. ¿Qué está fallando?

De hecho, en los últimos años se ha invertido como nunca en políticas sociales, el gasto lleva años aumentando, y no conseguimos reducir la desigualdad. Creo que no es una cuestión de invertir más, sino mejor. Evidentemente tenemos que plantearnos si lo estamos haciendo bien, y no para fustigarnos, sino para analizar cómo hacerlo mejor.

¿Cuál es el objetivo más importante a corto plazo?

Incidir en la dignidad de las personas. Los que acuden a los servicios sociales tienen que ser tratados desde la dignidad, hay que erradicar el pensamiento de que son personas que quieren vivir de las prestaciones. De esos hay muy pocos.

Compartir el artículo

stats