Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra | Helena Guardans Cambó: «Los hijos son los mejores profesores, sinceros y directos»

Helena Guardans Cambó (Barcelona, 1960) es nieta de Francesc Cambó junto a sus trece hermanos. Preside Webhelp, con cinco mil trabajadores y 23 idiomas. Promovió la Exposición Universal Barcelona’30. Ha escrito en Portopetro «Todo lo que aprendí de mis hijos y no me enseñaron en la escuela de negocios»

Helena Guardans Cambó, nieta de Francesc Cambó, presidenta de una gran empresa, autora de "Todo lo que aprendí de mis hijos...".

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Los hijos son los mejores profesores?»

Un sí contundente. Los hijos son sinceros, siempre te dicen lo que piensan de forma directa y no te hacen daño.

‘Todo lo que aprendí de mis hijos y no me enseñaron en la escuela de negocios’ es un título agotador.

No soy escritora, no había escrito nunca. Llevaba tiempo dándole vueltas. Un día nadando vi el título y ya estaba todo. «Vale, ahora sé cómo plantearlo», me dije.

¿Qué tiene de Mallorca ‘Todo lo que aprendí...’?

Lo escribí en Portopetro y tiene el mar y la luz, siempre asocio Mallorca con mis momentos de máxima felicidad.

¿Cómo descubrió la isla?

Mercedes Mallol, esposa de Francesc Cambó y mi abuela, se instalaba dos o tres meses al año en el hotel Victoria. Recorríamos toda la isla, una experiencia maravillosa.

Siendo catorce hermanos, ¿quién necesita hijos?

Jajaja. Ninguno de nosotros ha repetido la proeza, ni lo hemos intentado. Es una cifra hoy inimaginable. Para compensar, no tenemos ningún primo.

Soy demasiado antiguo para entender su empresa Webhelp.

En 1994 creé Singular, dedicada a secretaría telefónica, servicios de atención al consumidor y de venta, soporte técnico. Hoy tenemos cinco mil trabajadores, el 80 por ciento de ellos extranjeros con 23 idiomas distintos.

¿Estamos hablando de un ‘call center’ de lujo?

Creé un call center boutique, donde nos preocupábamos por la persona al otro lado. En Estados Unidos aprendí el eslogan «Una queja es un regalo», porque te permite mejorar. En España ha costado que la gente entrara en esta idea.

Su última empresa ha sido la Exposición Universal Barcelona 2030.

Ya no llego, no tenemos tiempo. Ha sido una oportunidad perdida después de más de un año intentándolo con un proyecto extraordinario.

¿Participa en la carga de la burguesía barcelonesa contra Ada Colau?

No estoy contra Colau ni contra nadie, solo contra quienes apuestan por un juego de suma cero en lugar de buscar un beneficio compartido. Pensar que lo bueno para ti es lo malo para otros no lleva a ninguna parte.

¿Qué hizo el 1 de octubre de 2017?

Me quedé en casa, tan triste como todos los días anteriores o posteriores a aquel domingo, para quienes nos vimos desolados por sentirnos muy poco representados en ambos lados.

¿Pujol quiso ser el heredero de Cambó?

Nunca quiso serlo. En la época de Pujol, ni se le hizo justicia a Cambó ni fue valorado. Quizás Roca Junyent estuvo más cerca.

¿Y usted se siente heredera de Cambó?

El apellido histórico nos da cierto orgullo. Desde pequeños nos han imbuido la necesidad de involucrarnos, de tener una responsabilidad con la comunidad.

¿Ha tenido en sus manos el Rubens y el Goya del legado Cambó?

A mi abuelo le emocionaba completar la colección del Prado, y compraba pensando en lo que le faltaba al Museo. El cuadro que teníamos en la casa familiar era el retrato de Michele Marullo, el único Botticelli fuera de Italia y ahora en Valencia. Ese lo he tenido muy cerca.

¿Caminamos hacia la uberización de la economía?

Es un poco tarde para pensar que solo puede haber contratos fijos o autónomos. Hay que actualizar los conceptos, vamos hacia una economía donde lo más importante es una flexibilidad que no implique precariedad. Hay actividades con puntas en horas y días concretos, y gente a la que interesan los contratos por obra.

¿Usted ha conseguido la igualdad?

Absolutamente, al 50 por ciento a todos los niveles de la compañía en España, y en otros países seguimos trabajando. Puede haber más mujeres en Recursos Humanos, y más hombres en Tecnología.

¿La meritocracia es la respuesta?

La meritocracia siempre es la respuesta para promocionarse en la empresa pero, solo con modelos masculinos de liderazgo, es difícil que las mujeres puedan alcanzar el nivel que les corresponde.

¿Veremos el Ibex con un 50 por ciento de consejeras?

Si no se obliga a ello, no. Sin cuotas, no vamos a cambiar los modelos de liderazgo actuales. Es necesario que una niña lo vea, que tenga modelos que replicar.

¿Las mujeres abandonan la carrera profesional?

Porque solo se puede hacer de una determinada manera. Con más mujeres en la carrera, no tendrían que abandonar. Por suerte, los hombres se involucran cada vez más en temas de familia, se ve en las bajas por paternidad.

Compartir el artículo

stats