Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balears comercializará energía renovable a precio de coste a partir de este año

La iniciativa llega en plena tormenta por el precio de la luz y pretende democratizar la factura De momento se instalarán seis autoconsumos compartidos, aunque prevén más de 30 en 2022

El vicepresidente y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, en una imagen de archivo. | B.RAMON

El vicepresidente y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, en una imagen de archivo. | B.RAMON

La gran apuesta del Govern por la sostenibilidad se hará realidad a finales de 2021, cuando el Ejecutivo autonómico empiece a comercializar energías renovables a precio de coste. El proyecto se llevará a cabo a través del Instituto Balear de la Energía (IBE) y tiene tres objetivos principales: democratizar la factura de la luz, combatir el cambio climático y ganar en soberanía energética.

Los primeros kilovatios los venderá desde seis comunidades de autoconsumo compartido en Balears. En concreto, en Mallorca habrá cuatro estaciones, ubicadas en Santa Eugènia, ses Salines, Deià y Consell. En la isla de Menorca habrá una, en Ciutadella, y en Eivissa también se construirá otra en Sant Antoni de Portmany.

Así lo anunció ayer el vicepresidente y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, que explicó que la energía producida se repartirá mediante placas solares entre unas 300 familias vulnerables situadas en un radio de 500 metros de las distintas comunidades de autoconsumo. También se podrán abastecer entre 30 y 50 pymes, así como los edificios de la administración cercanos. El IBE ha destinado, de momento, 750.000 euros a esta iniciativa.

Igualmente, para 2022 la conselleria de Transición Energética prevé poner en marcha otras 30 comunidades de autoconsumo más, con una inversión de 2,4 millones de euros. En cualquier caso, las instalaciones tendrán unas dimensiones relativamente reducidas, de hasta 100 kilovatios por cada estación.

Para Yllanes, se trata de una «apuesta estratégica» para las islas, pues podría llegar a convertirse en «un motor de economía del Govern» y una manera de diversificar los ingresos de Balears.

En principio, para nutrirse de esta energía se dará prioridad a la población más vulnerable. Ahí entra el papel de los ayuntamientos, que colaborarán con la Conselleria para seleccionar a los que cumplan los criterios para poder abastecerse de esta energía.

El conseller del ramo habla del Instituto Balear de la Energía como una «herramienta enormemente eficaz», y ve en la transición energética un «nicho de mercado» que puede crear no solo una importante fuente de ingresos, sino también una manera de generar empleo de calidad y estable. De hecho, aseguró que «todas las comunidades autónomas acabarán copiando» este nuevo modelo energético a punto de ponerse en marcha en Balears.

Compartir el artículo

stats