Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reino Unido sigue a vueltas con si habrá cambio a semáforo rojo en Baleares

La prensa ha estado especulando, pero tranquiliza la mejora de la incidencia de covid

Archivo - Llegada de turistas al aeropuerto de Palma.

Esta semana toca revisión de la clasificación de los destinos según el sistema del semáforo de viajes británico, después de casi tres semanas de que Baleares y el resto de España hayan ido haciendo temporada situadas en la lista ámbar que permite viajar sin cuarentena a los turistas con la doble pauta de vacunación. 

Aunque ha prevalecido una relativa calma tanto en el archipiélago como en el Reino Unido, con la quinta ola de covid primero disparando los contagios y la incidencia acumulada de casos y ahora en continuo descenso, con la cercanía de la revisión del Gobierno británico se han desatado los nervios sobre todo entre los viajeros que se disponen a iniciar sus vacaciones hacia los destinos españoles y entre los que ya las están disfrutando. 

Artículos con títulos como ¿España se dirige a la lista roja? y multitud de consultas al respecto en las redes sociales han caldeado los ánimos. «No hay que preocuparse» porque no habrá rojo para los destinos españoles este miércoles o jueves, que es cuando se prevé que se haga pública la revisión de Londres. Así se pone de manifiesto desde la consultora The PC Agency, que desde que el Gobierno Johnson se ‘inventó’ el semáforo ha venido adelantando todas sus decisiones al respecto. 

Se pone en valor tanto la caída «drástica» de las tasas de contagios como el alto índice de vacunación en España, el tercer país europeo más avanzado con la campaña en la UE. 

Los turistas que regresaron contagiados desde destinos españoles en julio no llegaron a un 3%.

decoration

También es cierto que la prensa británica ha estado informando sobre los casos de covid de británicos a su regreso de España: se registró un 2,9 % en julio (tras la apertura a los viajes a partir del día 19), frente al 0,9% de junio. Los datos no se han considerado alarmantes, así que este agosto seguirá la llegada de británicos al archipiélago. 

Lo que tiene indignados a los británicos son los precios de los test covid que deben hacerse obligatoriamente. En el listado de proveedores que estableció su gobierno con el semáforo de viajes hay más de 80 que ofrecen tarifas engañosas, más otra cincuentena que o bien no hacen las pruebas o directamente no existen, como ha corroborado el ministerio de Salud ante las quejas de los viajeros. Asociaciones de consumidores echan cara que hace seis meses que existe este problema. 

Compartir el artículo

stats