Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50 años de alta velocidad en el mar balear

El 10 de abril de 1971 se utilizan por primera vez este tipo de naves en las islas con el estreno del ‘Queen of the Waves’ y del ‘Princess of the Waves’, dos hidroalas que realizaban la ruta Palma-Eivissa en dos horas y quince minutos

6

50 años de velocidad en el mar Manuel R. Aguilera

Estos días ha sido noticia la llegada a Palma del nuevo barco de Baleària, el Eleanor Rooselvelt, una nave de 123 metros de eslora y capacidad para 1.200 pasajeros, construida en los astilleros Armon en Gijón, dotada con motores que le permiten navegar a gas natural.

Pero el uso de embarcaciones rápidas en las comunicaciones marítimas desde Mallorca no es nuevo, hace unas semanas, en este mismo diario en la sección de Hemeroteca se daba cuenta de la noticia acaecida hace cincuenta años del inicio de un servicio de hidroala que unía Palma con Eivissa en sólo dos horas y quince minutos, concretamente fue el 10 de abril de 1971, esta fecha es muy importante dado que marca el inicio del uso de ese tipo de naves en el transporte marítimo en aguas del Mar balear.

A finales de los años sesenta del pasado siglo ya se empezó a hablar en los diferentes medios de la existencia de embarcaciones de pasajeros de alta velocidad, capaces de acortar muy significativamente la duración de los viajes marítimos, pero no fue hasta el año 1971 cuando se materializó en las islas la primera línea, concretamente fue la Isleña de navegación la que fletó dos hidroalas denominados Queen of the Waves y Princess of the Waves que se comercializaron con los nombres de Reina de las Olas y Princesa de las Olas y que realizaron la ruta Palma Eivissa en dos horas y quince minutos, ampliando posteriormente el recorrido hasta Valencia. Estas embarcaciones que podían alcanzar una velocidad de 35 nudos, podían llevar hasta 250 pasajeros. Por diversos problemas la idea no acabó de cuajar y la línea sólo duró una temporada.

Desde este comienzo hasta mediados de la década de los noventa, el uso de este tipo de embarcaciones fue escaso utilizándose en todo caso embarcaciones monocasco tipo hidrofoil, destacando el Tiburón de Naviera Mallorquina, una nave de diseño ruso que comunicó Palma con Eivissa en 1987 con una capacidad de 155 pasajeros y 34 nudos de velocidad. Posteriormente Flebasa unió Palma con Eivissa y Dénia con embarcaciones como el Rápido de Mallorca y Rápido de Formentera y Trasmediterránea Palma con Eivissa con el Tintorera.

Pasajeros y vehículos

En 1994 se inició la ruta entre Palma y Tarragona a cargo del Marrajo, de la Compañía Trasmediterránea, la primera directa con la península, llegándose así al año 1995 en que aparece por primera vez en las líneas de las Balears un barco de alta velocidad capaz no solo de llevar pasajeros sino también vehículos, se trataba del Alcántara de la Compañía Trasmediterránea, que tomó el puesto del Marrajo en la línea Palma-Tarragona, línea que realizaba en algo más de tres horas, alternándola con la línea Palma-Eivissa-Valencia. En 1996 entró en servicio su gemelo el Almudaina en la ruta Palma-Barcelona.

Tanto el Alcántara como el Almudaina eran naves monocasco, pero en 1998 entra en escena el primer multicasco, y una nueva compañía. Se trataba de la naviera Buquebus y su barco Catalonia L, que fue un hito, se trataba de una nave con una capacidad de 900 pasajeros y 250 vehículos, capaz de alcanzar los 43 nudos, siendo utilizado en la ruta Palma-Barcelona que realizaba en algo más de tres horas, entrando en servicio al año siguiente una nave similar de la misma empresa, el Avemar, con lo que Buquebus llegó a realizar hasta cuatro viajes diarios a Barcelona, algo que no se ha vuelto a repetir. En el año 2000 Trasmediterránea puso en servicio el Milenium, barco similar a las naves de Buquebus, con el que comenzó una competencia directa, pero en septiembre de dicho año Buquebus cerró sus líneas, vendiendo sus barcos, dándose la circunstancia de que el Avemar pasó a Trasmediterránea.

En el año 2001 Baleària pone en servicio el fast ferry monocasco Federico García Lorca en la línea Palma-Eivissa-Dénia y en el año 2003 Trasmediterránea se hace con el Milenium dos, que lo estrena en la ruta Palma-Eivissa-Valencia.

Posiblemente por los altos costos del combustible, a partir del año 2008 Trasmediterránea movió todas sus embarcaciones de alta velocidad a otras zonas, con distancias más cortas.

El año 2018 fue el del relanzamiento de la alta velocidad, Baleària se hizo con el Cecilia Payne, un catamarán que lo colocó en la línea Palma-Eivissa-Dénia y Trasmediterránea trajo al Alcántara dos para la ruta Palma-San Antonio-Gandía, el Cecilia Payne ha seguido desde entonces prestando sus servicios, mientras que Trasmediterránea puso durante la temporada estival del 2019 y en la ruta Palma-Eivissa-Gandía al Ciudad de Ceuta, que es el antiguo Milenium dos, cosa que no se repitió en el 2020. Así hasta este 2021 en que Baleària hace unos días ha puesto en servicio su nuevo Eleanor Roosevelt, la embarcación rápida más grande utilizada hasta ahora en las rutas desde Mallorca.

Alta velocidad no solo en Palma

Pero no solo en el puerto de Palma han operado embarcaciones de alta velocidad. En 1995 Trasmediterránea hizo pruebas con el Alcántara en el Port de Sóller con vistas a realizar una línea desde allí hasta Barcelona, cosa que no llegó a cristalizar. Durante varios años algunas empresas han unido con embarcaciones rápidas Cala Rajada con Ciutadella, así a finales de los años noventa, Cape Balear operó diferentes barcos como el Menorca Jet, Ibiza Jet, Iris Jet o el Rápido del Puerto y posteriormente la empresa Interilles con el Balear Jet. En el año 2003 Baleària puso en servicio el Ramón Llull, fast ferry que unía Port de Alcúdia con Maó, Ciutadella y Barcelona, posteriormente otros barcos de la misma naviera han estado en estas rutas, actualmente mantiene al Jaume III en la línea Alcúdia-Ciutadella, también Trasmediterránea ha estado presente en Alcúdia durante alguna temporada con el Alcántara dos. Finalmente, la Naviera Universal Española también realizó durante un corto periodo de tiempo la línea Port de Alcúdia- Barcelona en los años 2001 y 2002.

En todo caso, actualmente se echan en falta las comunicaciones directas de alta velocidad con la península (sin tener que pasar por Eivissa) y desde luego en una línea tan emblemática como la que une Palma con Barcelona.

En estos momentos Baleária, entre su amplia flota, apuesta por embarcaciones de alta velocidad, mientras que las dos navieras italianas que han anunciado que conectarán las islas con la península, GNV y Grimaldi, en principio no parece que tengan interés por este tipo de naves, mientras que a partir de mediados de este 2021, parece ser que la Naviera FRS ha declarado que tiene la intención de unir el Puerto de Alcúdia con Ciutadella con un barco de estas características.

Compartir el artículo

stats