La Asociación de Consumidores y Usuarios de Balears (Consubal) aconseja a los afectados por la quiebra de Dentix en Balears que "dejen de pagar" los tratamientos que han quedado interrumpidos o que todavía no se habían iniciado. 

"Es una recomendación poco ortodoxa, pero va en beneficio de los afectados porque va a ser muy difícil que recuperen lo que ya han pagado, y lo que sigan pagando de ahora en adelante", explica Alfonso Rodríguez, portavoz de Consubal.

Rodríguez considera que en este caso la ley respalda a los afectados, aunque subraya que antes de cancelar los pagos es necesario comunicárselo a la empresa concesionaria del crédito. "Hay que solicitar a la entidad, ya sea el banco o empresas como Cofidis y Cetelem, que interrumpan el pago de las cuotas porque el servicio al que estaban vinculados se ha interrumpido", señala Rodríguez. 

En todo caso, el banco o la empresa que haya concedido el crédito debe aceptar esta cancelación. Rodríguez advirtió de que si un usuario decide unilateralmente bloquear el pago de su cuota, se arriesga a la imposición de recargos y a ser inscrito en un registro de morosos. 

Ahorros en el aire

El portavoz de Consubal calificó de «muy difícil» que los clientes afectados recuperen la totalidad del dinero que ya han abonado. La empresa ya ha solicitado el concurso de acreedores y, en caso de ser autorizado, se traducirá en una importante quita de la deuda. En tal caso, los afectados tendrán que conformarse con recuperar una parte de su dinero.

Consubal ha agrupado a unos cuatrocientos clientes de Dentix perjudicados para preparar una denuncia conjunta. En estos momentos buscan un local lo suficientemente grande para poder reunirse. 

Quiebra de Dentix en Mallorca: Aluvión de protestas frente a la clínica de Palma