Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

La crisis del coronavirus ya le ha costado a Baleares cerca de 2.000 millones de euros

La Fundación Impulsa destaca que la relajación de las restricciones está suavizando el deterioro económico aunque ya se ha perdido un 6,1% del producto interior bruto anual - Se advierte de los efectos que se van a dar en la capacidad de inversión y consumo de empresas y familias isleñas

El impacto en la economía balear se explica en gran medida por la paralización de la actividad en las zonas turísticas.

El impacto en la economía balear se explica en gran medida por la paralización de la actividad en las zonas turísticas.

La crisis del coronaviruscrisis del coronavirus le ha costado ya a la economía balear 1.998 millones de euros, o lo que es lo mismo, el 6,1% del producto interior bruto anual de las islas, según se pone de relieve en el último informe elaborado por la Fundación Impulsa, de la que forman parte tanto el Govern como patronales y empresas del archipiélago. En cualquier caso, se reconoce que la relajación gradual de las restricciones aplicadas en la actividad y la movilidad durante el estado de alarma están suavizando el deterioro que se está generando.

En este sentido, hay que recordar que el archipiélago pudo pasar sin problemas de la fase cero a la uno, y ahora acaba de hacerlo a la dosahora acaba de hacerlo a la dos.

En concreto, durante las primeras semanas de este mes de mayo el valor que se genera en la economía de las islas está siendo un 36% inferior al que se registró en 2019 por estas mismas fechas, cuando en abril esta caída superó el 38%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que a medida que se acerca el verano, y consecuentemente la actividad turística debía de crecer, aumenta el coste que la parada que se está registrando supone.

El director de esta fundación, Antoni Riera, hace una advertencia adicional, y es que la respuesta tanto de la oferta como de la demanda al levantamiento de las citadas restricciones "es todavía muy incierta", debido a que tanto las empresas como las familias de las islas están viendo como se deteriora su capacidad de inversión y de consumo respecto al momento anterior a la crisis.

No hay que olvidar la caída en la facturación que está sufriendo el tejido empresarial del archipiélago y la pérdida de ingresos de muchos trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o por la pérdida de su puesto de trabajo.

Viabilidad de las empresas

Es por ello que Antoni Riera subraya la necesidad de garantizar la viabilidad de las empresas de Balears como uno de los principales objetivos a afrontar durante la actual crisis.

En este sentido, recuerda que se ha puesto a disposición del tejido empresarial un importante volumen de recursos adicionales para hacer frente a la paralización total o parcial de sus operaciones, pero añade que en una "segunda vuelta" se van a necesitar nuevos recursos para acompañar la reorientación de estos negocios desde medidas de contingencia económica.

El director de Impulsa añade que "en estos momentos estamos trabajando en una nueva actuación orientada a abordar el riesgo financiero con el que las empresas de las islas, en sus respectivos ámbitos productivos, están afrontando nuevas decisiones de endeudamiento e inversión, necesarias no tan solo para subsistir, sino para reorientarse".

Hay que recordar que desde el sector empresarial se ha venido insistiendo en la necesidad de poder acceder a fuentes de financiación para poder disponer de recursos con los que abordar la nueva etapa que se abre.

Un dato a tener en cuenta es que muchas empresas han optado por no abrir todavía y no darse de alta en la Seguridad Social, tal y como informó ayer Diario de Mallorca.

Compartir el artículo

stats