Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La aportación de electricidad de Es Murterar es nula en estos momentos

Red Eléctrica reserva el límite de 1.500 horas de actividad de los dos grupos que quedan a urgencias y podrían no activarse hasta octubre - La plantilla se centra en el mantenimiento

La central de Es Murterar frenó su actividad a finales de 2019. G. Bosch

La central de Es Murterar no está aportando ni un kilovatio al suministro eléctrico de las islas desde que el pasado día 30 de diciembre se procedió a la paralización de dos de sus cuatro grupos, y esta situación se podría mantener hasta octubre de este año, según apuntan los representantes de los trabajadores de estas instalaciones.

El acuerdo alcanzado entre los Gobiernos central y balear y Endesa contempla que la actividad de los dos grupos que se mantienen operativos deberá limitarse de momento a 1.500 horas anuales, cuota que se reducirá a 500 horas anuales a partir de agosto de 2021. La decisión adoptada por Red Eléctrica es no consumir esas horas por el momento si no resulta imprescindible, ya sea para afrontar alguna avería o revisión en las centrales de gas de Cas Tresorer o Son Reus o para hacer frente a alguna punta extraordinaria de demanda.

Dado que esas 1.500 horas equivalen a la actividad de poco más de dos meses, ya se ha comunicado a la plantilla que salvo en caso de imprevistos, es previsible que la central de carbón de Alcúdia no participe en el suministro eléctrico de las islas hasta el mes de octubre.

Esta hecho es relevante porque los dos grupos que han paralizado con carácter definitivo su actividad eran los dos más antiguos y los más contaminantes, pero los dos que quedan en reserva también generan emisiones responsables del 'efecto invernadero' superiores a las dos centrales de gas antes señaladas, hasta el punto de que Es Murterar estaba considerada como una de las instalaciones más contaminantes de España.

En este momento, la labor de la plantilla que sigue trabajando en Alcúdia se centra en garantizar que siguen activas las turbinas de los dos grupos que se mantienen en reserva (no pueden detenerse si se quiere contar con suministro inmediato en caso de necesidad) y en las operaciones de mantenimiento de éstas y de otros sistemas de apoyo, según apuntan los representantes del personal de la central, que no ocultan que las cargas de trabajo se han reducido.

Destino de la plantilla

En cualquier caso, hay que tener en cuenta también que el personal que va a mantenerse en la central se ve reducido.

Unas 80 personas seguirán destinadas en estas instalaciones, mientras que 20 se trasladan a las centrales de Son Reus y Cas Tresorer y a la planta de energía renovable que Endesa va a impulsar en Mallorca.

Hay otros 20 empleados cuyo destino definitivo todavía se desconoce, según se lamentan desde los sindicatos, aunque se cuenta con la garantía de la empresa de que no se van a producir despidos y que se va a apostar por la recolocación de todo el personal.

Desde Endesa se señala que la aportación de energía eléctrica de Es Murterar depende ahora de la decisión de Red Eléctrica, y confirma que en estos momentos ésta es nula, dada la estrategia de mantener las horas de actividad autorizadas en reserva para poder hacer frente a necesidades imprevistas.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • La mitad más contaminante de Es Murterar ya ha dejado de funcionar
  • Groizard: "Con el cierre de la mitad de Es Murterar, Mallorca deja el carbón"

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Compartir el artículo

stats