19 de febrero de 2018
19.02.2018
Son Dureta

Son Dureta se demolerá sin explosivos por los vecinos y la obra durará un año

Las 7 plantas superiores de las 12 del hospital materno infantil se tendrán que desmontar a mano porque no hay maquinaria que llegue a esa altura - El derribo de los tres edificios se hará simultáneamente y generará 33.807 toneladas de escombros

20.02.2018 | 00:46
Dos de los tres edificios que se demolerán: el verde y el materno infantil.

Las claves de la demolición de Son Dureta

  1. Demolición en enero de 2019
    Si los plazos previstos se cumplen, la demolición comenzará en enero del año que viene y el proceso de construcción del nuevo complejo sociosanitario ya no se parará.
  2. Sin explosivos
    En el derribo del materno infantil, del edificio de consultas externas y del inmueble de las cocinas y los vestuarios no se usarán explosivos por la seguridad de los vecinos.
  3. A mano por el fibrocemento
    La elevada altura del materno infantil y la presencia de fibrocemento en algunos encofrados del edificio verde y en el tejado de los vestuarios obligará a demolerlos a mano.
  4. Residuos y escombros
    En esta obra se generarán un total de 33.807 toneladas de escombros y residuos de los que el Servei de Salut aprovechará 47,5 como relleno para el propio solar.
     
El hospital materno infantil en el que han nacido muchos palmesanos, el edificio verde de consultas externas y el inmueble que albergaba las cocinas y los vestuarios del complejo sanitario de Son Dureta se comenzarán a derribar simultáneamente a comienzos del mes de enero de 2019, según las previsiones que maneja el Servei de Salut.

No se usarán explosivos porque hay que salvaguardar la seguridad de los vecinos de la zona y porque así está contemplado en un proyecto de demolición que el secretario general del IB-Salut, Manuel Palomino, calificó de "conservador y seguro" y cuyos trabajos se prolongarán durante un año por la complejidad de los mismos.

"El proyecto de demolición ya está hecho y supervisado por la oficina técnica del Servei de Salut", explicó el secretario general, que adelantó que ahora se están redactando las plicas para licitar la adjudicación de la empresa que se encargará de llevar a cabo la demolición en sí de los tres inmuebles.

Esta tarea de redacción de las plicas del concurso se demorará un mes y medio, hasta finales de marzo. La licitación tardará entre cinco o seis meses más y la resolución de los posibles recursos planteados por las empresas perdedoras, en caso de que los haya, entre dos y cuatro meses más, calculó Palomino. Todos estos plazos nos situarían en el mes de enero de 2019 como fecha probable para el inicio de la demolición del viejo complejo sanitario de Andrea Doria.

Pero lo que quiso recalcar Palomino es que, una vez iniciadas estas obras, no se pararán ya que, paralelamente, se licitará y adjudicará la construcción del edificio que dispondrá de 242 camas para pacientes de larga estancia y un nuevo centro de salud para los 20.000 vecinos residentes en esta zona de Palma en el lugar de los edificios demolidos.

Y mientras se construye esta nueva infraestructura, cuyas obras se prevé que comenzarán en enero de 2020, se licitará y adjudicará asimismo la reforma del viejo edificio semicircular, que será el único inmueble que quedará en pie del viejo complejo sanitario que recobrará vida para mejorar la atención a la gent gran de esta comunidad.

Desmontajes manuales

Siete de las doce plantas del materno infantil, las superiores, precisó Palomino, deberán ser desmontadas manualmente "porque no hay medios mecánicos que lleguen hasta esa altura. Se tendrán que desmontar de una en una y hacia adentro".

Las máquinas retroexcavadoras y las bolas sí se podrán usar en cinco de las seis plantas del antiguo inmueble que albergaba las consultas externas (el edificio verde) pero no en el sexto piso, que también tendrá que ser demolido de manera manual por los obreros. Con este inmueble también se tendrá que actuar con precaución ya que en los encofrados de cada planta hay una capa de fibrocemento, "uralita", simplificó Palomino, material que puede resultar peligroso cuando se desmonta lo que obligará a adoptar un procedimiento específico para ello.

Lo mismo ocurrirá con el edificio de las cocinas y vestuarios, cuya tercera y última planta también tendrá que ser derribada manualmente por la presencia de este material, añadió el secretario general.

"El tiempo de obra, con 196 días de trabajo efectivo, fines de semana y festivos y el mes de acopio que se da de plazo a la constructora para comprobar que la obra se ajusta a lo que ha licitado y para contratar el equipo y la maquinaria, se prolongará durante un año", concretó Palomino.

Escombros

En esta obra se generarán 33.807 toneladas de escombros de las 47,5 se usarán como relleno para el propio solar, 4.868 serán de materiales como vidrio, hierro y acero que se deberán reciclar y las 28,900 restantes serán "escombrería que la empresa adjudicataria del proyecto deberá proponer cómo se tratan", señaló.

Lo que sí reiteró el alto cargo del IB-Salut para concluir es que una vez comience el derribo, las obras tendrán una continuidad que culminará con la construcción de un nuevo complejo sociosanitario para Mallorca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine