13 de mayo de 2019
13.05.2019
Entrevista

Aurora Ribot: "Nuestra política de movilidad no la definen 8 kilómetros de carretera Llucmajor-Campos"

Defiende que el Consell cambie de un sistema "muy asistencialista" a uno que ofrezca los servicios "en clave de derechos garantizados"

13.05.2019 | 02:45
Aurora Ribot: "Nuestra política de movilidad no la definen 8 kilómetros de carretera Llucmajor-Campos"

En corto

  • P ¿Tiene seguro médico privado?
    R Sí.

    P ¿Qué coche tiene?
    R Un Volkswagen.

    P ¿Utiliza transporte público?
    R Siempre que puedo.

    P ¿Con quién no se tomaría nunca un café?
    R Con un negacionista del cambio climático.

    P ¿Cuál es su mayor defecto?
    R Tengo muchos.

    P ¿Su mayor virtud?
    R  La capacidad de aprender con rapidez y las ganas de trabajar.

    P ¿Practica deporte?
    R Muy poco. No me da tiempo.

    P Recomiende una película.
    R Hace mucho que no voy al cine. No le sabría decir.

    P ¿Un libro?
    R Los de Juego de Tronos

    P ¿Una virtud sobrevalorada?
    R La sociedad compensa positivamente la agresividad en los hombres. Es un grave error.

    P ¿Qué no perdona?
    R Los malos modos. Las actitudes machistas.

    P ¿Cómo es su casa?
    R Es un primero, pequeñito.

Candidata de Unidas Podemos a la presidencia del Consell de Mallorca. En 2015 asumió la portavocía del grupo de Podemos en el Consell y cuatro años después se ha convertido en el cartel electoral para la institución insular. Licenciada en Física, máster en Meteorología y en Cambio Global, Aurora Ribot (Palma, 1987) da por hecho que se reeditará el Pacto

P De portavoz del grupo de Podemos en el Consell a cartel electoral. ¿Es ambiciosa?
R Sí. Creo que todo el que participa en un proyecto como el nuestro debe serlo porque nuestro objetivo es poder representar de la mejor manera posible a nuestra sociedad. Queremos que nos vaya bien y evidentemente tener un papel protagonista porque creemos que nuestro programa lo merece.

P Es usted física. ¿Qué mundo es más machista, el de la ciencia o el de la política?
R Son dos mundos complicados en ese aspecto. Seguramente el de la política lo sea más, al menos desde mi percepción personal con evidencias que me he encontrado. Quizá otra que estuviera en otro sitio le diría lo contrario.

P ¿Su partido no se salva de eso?
R Hemos tenido nuestros más y nuestros menos. Los compañeros hacen un gran esfuerzo y ahora es mucho más feminista que antes, aunque aun puede serlo más. Un partido como el nuestro es reflejo de la sociedad, de modo que aún le quedan algunos tics machistas de los que se debería desprender.

P Como miembro del Gobierno insular Podemos ha sido criticado por la falta de valentía en la política viaria, en concreto en lo que se refiere a la autopista Llucmajor Campos.
R Creo que ocho kilómetros de carretera no definen nuestra política de movilidad. Había un problema de seguridad vial importante en estos ocho kilómetros y se desdoblará con el proyecto técnicamente viable más pequeño posible. A partir de aquí, debemos trabajar para lograr que el transporte público sea realmente una solución a la movilidad de Mallorca. Aun no tenemos las competencias, pero hay que reclamarlas, poner los esfuerzos en la red de bus, ampliar la red ferroviaria y, en cuanto tengamos las competencias, hacer gratuito el transporte público para menores de 26 años.

P ¿La movilidad es el gran reto del Consell para la próxima legislatura?
R Es uno de los grandes retos no solo como institución sino como sociedad. Estamos totalmente saturados, nuestras carreteras no dan abasto, nuestro parque móvil está sobredimensionado. Hay que apostar fuertemente por tren y bus, ofrecer una alternativa mejor al del vehículo privado.

P En su perfil de Twitter afirma que está "construyendo un mundo más ecologista y feminista". Después de estos últimos cuatro años con Podemos en el Gobierno del Consell, ¿realmente diría que han avanzado?.
R Tenemos una institución más ecologista, feminista y social de la que había, lo que se refleja en las políticas dentro de nuestras competencias. Queda mucho por hacer, pero hemos dejado el camino marcado para comenzar la próxima legislatura con medidas importantes.

P ¿Cuál es la asignatura pendiente en el Consell?
R Hemos estirado de la cuerda todo lo que hemos podido en todas las cuestiones que se han negociado, pero evidentemente con más fuerza podremos estirar más para aplicar en mayor medida nuestro programa. El Consell es una institución arcaica, que debería modernizarse. Hemos empezado a hacerlo, pero la situación de partida era un Consell totalmente paralizado. Además tenemos unas instituciones, incluido el Consell, con un sistema todavía muy asistencialista. Hay que dar los servicios en clave de derechos que estén garantizados. Hemos empezado, sobre todo en el area de menores, pero eso hay que extenderlo.

P Podemos ha sufrido un desgaste desde 2015. ¿En qué medida cree que se reflejará en las urnas el 26M?
R Nos hemos mantenido como segunda fuerza en Balears en las generales y tenemos un proyecto muy solvente. Hemos sido capaces de hacer llegar a la ciudadanía en general nuestro trabajo en las instituciones y ahora en la campaña podremos hacer llegar nuestro proyecto ecologista, feminista y social para las islas. Creo que seremos de nuevo agente protagonista en el segundo Pacto de progreso que se hará tras el 26M.

P ¿Se ve como vicepresidenta del Consell, y no como presidenta, en función de los pactos con PSIB y Més como ocurrió en 2015?
R Nos presentamos para presidir el Consell. Estoy convencida de que nuestro proyecto es el que mejor puede solucionar los problemas de la gente y los inscritos de Podemos han confiado en mí para presentarme a la presidencia. Evidentemente después, según cuales sean los resultados, se decidirá consultando a los inscritos. Creo que obtendremos muy buenos resultados y por lo tanto tendremos mucha fuerza, pero dependerá de lo que digan las urnas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook