Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2022

Ellen MacArthur: "Están creciendo mucho el alquiler de ropa y el mercado de segunda mano de productos de lujo"

"Es muy importante un tratado a nivel mundial para que no salgan perdiendo los que producen sin contaminar"

La segunda vida de una regatista profesional. La impulsora de la economía circular completó en 2005 la vuelta al mundo en solitario más rápida realizada por ningún navegante. Muel de Dios

Trabaja con un objetivo muy fácil de expresar: convertir la economía "lineal" en economía "circular". Algo así como cambiar el "descartar" y el "tirar" por el "aprovechar" y el "reciclar". Sin embargo, hacer realidad este nuevo paradigma es tarea ardua y compleja. Por eso habla continuamente de "concienciación" de las empresas, el sistema productivo y la sociedad entera. Y, en ese desafío al que dedica todas sus energías, reconoce que el premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2022 constituye una herramienta muy eficaz.

Ellen Patricia MacArthur (Whatstandwell, Derbyshire, Inglaterra, 1976) fue regatista profesional. En 2005, completó la vuelta al mundo en solitario más rápida hecha por ningún navegante. Y en 2010 se reinventó: creó la Fundación Ellen MacArthur, entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo cambiar los hábitos de producción y consumo de la economía mundial. "Economía circular" es el término que resume sus desvelos. Consiste en un cambio de esquema en la producción industrial para aprovechar mejor los recursos, basado en la reducción, la reutilización y el reciclaje de materiales. Como telón de fondo, el desarrollo sostenible y la lucha contra la contaminación por plásticos.

Ellen MacArthur atendió a La Nueva España, del Grupo Prensa Ibérica, en la tarde de este miércoles, una hora después de llegar a Oviedo.

¿Usted viene a proclamar que la economía circular puede ser tanto o más rentable que la lineal?

Estamos trabajando con más de 2.000 organizaciones. Muchas de ellas son empresas. Se han dado cuenta de que hay que cambiar de lineal a circular. Pero eso lleva tiempo. No solo hablamos de cambiar el sistema dentro de su negocio, sino que los clientes de esas empresas tienen que aceptar el cambio de modelo de negocio. Cuando hablamos de un cambio sistémico, son los clientes los que tienen que cambiar de mentalidad. Las empresas ofrecen soluciones diferentes y el sistema se convierte en circular. Pero no hemos llegado.

¿Cómo ve el papel que está desempeñando Greta Thunberg en lo relativo a la concienciación medioambiental?

La concienciación en el conjunto de la sociedad ha mejorado mucho en los últimos diez años. Es evidente que la situación mundial no es precisamente fantástica en términos económicos, pero pienso que los negocios entienden que se necesita el cambio por muy distintos motivos.

¿Es una necesidad perentoria?

Sí. Esto tiene que ver, en parte, con un modelo económico que no puede sobrevivir a largo plazo, teniendo en cuenta que los recursos son finitos. Asimismo, tiene que ver con la contaminación que ha creado la economía lineal. Pero también influyen la presión pública y la presión económica por un sistema que no funciona. Y esa es precisamente la función que tiene Greta. Necesitamos cambiar el sistema de lineal a circular. Si hablamos, por ejemplo, del cambio climático, la economía circular es parte de la solución, puede desempeñar un papel fundamental a la hora de resolver estos problemas, teniendo en cuenta de nuevo que los recursos son finitos.

¿Tiene usted la sensación de ser la aguafiestas del capitalismo?

No. Trabajamos con las principales empresas del mundo. Empezaron a interesarse por la economía circular porque les da más dinero. Se desacoplan del crecimiento económico respecto a las limitaciones de recursos. Ganan dinero, pero de otra manera.

¿Cuál es el paso decisivo de ese cambio? ¿En qué momento observa usted que se produce un clic, que salta el interruptor en la manera de pensar de las empresas y sus clientes?

Hay muchos ejemplos circulares que funcionan. Por ejemplo, en el mundo de la moda. Unos sectores que crecen mucho ahora mismo son el alquiler de ropa y el mercado de segunda mano de productos de lujo. Hablamos de miles de millones de dólares. El cliente obtiene un mejor producto por menos dinero. Por lo tanto, la matemática aquí funciona. Hay mucha circularidad, pero no hemos completado el círculo todavía.

A veces, el mercado castiga a los "buenos". Producir sin contaminar sale más caro, esa empresa no es competitiva y ganan los que contaminan.

Cierto. Por eso es tan importante un tratado a nivel mundial, porque vivimos en un mundo globalizado.

¿Confía en que el premio "Princesa de Asturias" le ayude a extender el modelo de economía circular?

Sin lugar a dudas. Una de las principales palancas para el cambio es que la gente entienda cuál es nuestro objetivo. El sistema educativo no piensa de manera circular, también es lineal.

Por lo tanto, su batalla comienza en los colegios.

Sí que trabajamos con niños, pero tiene que cambiar el sistema en su conjunto y hace falta concienciación sobre las soluciones. Y, para lograrlo, este premio es muy importante.

Compartir el artículo

stats