02 de abril de 2018
02.04.2018
Skate

Jaime Mateu niega los cargos en su contra de su detención en Gijón

El famoso 'skater' mallorquín asegura que "es todo falso" y acusa a los policías de intentar ahogarle

02.04.2018 | 02:45
El ´skater´ Jaime Mateu.
"Es todo falso". Así de enérgico, y negando todos los cargos que pesan sobre él, se defendió ayer Jaime Mateu en conversación con el diario asturiano La Nueva España. Y es que el joven skater mallorquín, considerado como uno de los mejores del mundo, está acusado de agredir a un agente de la Policía Local de Gijón.

Jaime Mateu –uno de los más conocidos del mundo en su especialidad–, salió a media mañana de ayer de los calabozos de la comisaría de El Natahoyo, en los que llevaba 24 horas como presunto responsable de un "atentado contra agente de la autoridad".

La Policía asegura que una patrulla pilló al joven esnifando cocaína con un amigo en los baños de un bar del centro de Gijón. En el momento de la redada –en la que fueron detenidas otras cuatro personas–, Jaime Mateu y su acompañante se encontraban con una tercera persona: un joven que les sujetaba un móvil en el que habían depositado los estupefacientes. Además llevaban encima, todo según el relato policial, 220 euros en metálico, que supuestamente provenían de la venta de sustancias ilegales.

Los agentes le pusieron las esposas al deportista mallorquín minutos después, cuando se negó a dejar de grabar con el móvil la actuación de la Policía. "Estaba casi encima de los agentes por lo que un funcionario le pidió que se alejara del lugar por motivos de seguridad, pero el detenido, lejos de alejarse, le lanzó varios manotazos al agente. Cuando quisieron ponerle los grilletes ofreció una gran resistencia", expone literalmente el informe policial.

El deportista internacional niega la mayor y asegura que en realidad fue él la víctima de lo que sucedió: "En el momento que llegó la Policía yo estaba fuera del bar. Vi como le pegaban a una mujer y lo intenté grabar con el móvil. Estaban agrediendo a varias chicas y no me dejaron que diera testimonio".

"Me pusieron hasta la chaqueta en la cara para ahogarme. Les pedí que no me mataran y me acabé desmayando porque me dejaron sin aire", señala el joven haciendo especial hincapié en que ya ha presentado un "parte de lesiones" en el juzgado.

"Les pedí a los policías que me llevaran al hospital", insiste el mallorquín Jaime Mateu, quien se encuentra "muy preocupado" por las consecuencias para su futuro que pueda tener que haya salido el suceso a la luz pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook