Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menús navideños a domicilio

La pandemia y las restricciones sanitarias animan a mucha más gente a cambiar la reserva en un restaurante por comida preparada

Una clienta de El Corte Inglés elige sobre el catálogo de platos navideños.

En cuestión de hora y media, en pleno día de Navidad, Tiberi despachará unas 50 porcelles hechas al horno para comer en casa. Esta misma semana, La Pajarita instalará un mostrador en la calle para poder entregar los pedidos y evitar aglomeraciones dentro de la tienda. En este comercio llevan días elaborando huevo hilado, porque si faltara «sería una auténtica debacle». Los menús y delicatessen para comer en casa no son ninguna novedad, pero la covid y la incertidumbre por posibles nuevas restricciones afianzan esta alternativa por segundo año.

Cocineros de Turquesa Catering, en plena preparación. Manu Mielniezuk

Reserva para dos, grupos pequeños, encargos que llegan poco a poco y con dudas por las posibles bajas de comensales... Saúl Martos, director ejecutivo de Turquesa Catering, espera que la demanda crezca a partir de hoy y se manifiesta expectante ante posibles nuevas limitaciones para frenar la sexta ola de la covid. Esta incertidumbre les está obligando a trabajar sin la previsión que les gustaría y asumiendo «un 40% más de gasto para poder atender al cliente», explica Martos. Para esta Navidad, entre otras propuestas, anima a pedir la perla de foie envuelta en jamón de Jabugo, los canapés de salmón y gambas; la crema de marisco; la lubina rellena de gambas o el solomillo.

«Este año será como un San Valentín, tenemos muchas mesas de dos personas, porque la gente se está cohibiendo de hacer grandes reuniones», señala el cocinero Joan Marc Garcias, con restaurante en Inca. El año pasado, con el local cerrado, sirvieron más que nunca menús para llevar y les funcionó «muy muy bien, con muy buena acogida». Esta Navidad tendrán abierto y también servirán encargos para domicilio. Sopa de Nadal, canelones y porcella «no pueden faltar», son «imprescindibles», asegura este cocinero, quien ha preparado diferentes platos para llevar y también menús de degustación, uno disponible del 25 al 30 de diciembre y otro del día 31 al 9 de enero. Brisa rellena de mousse de pescado y marisco, sopa de navidad con galets rellenos de carne y trufa, bullabesa, escaldums de faraona con pera y ensaïmada, brossat, tronco de Navidad... forman parte del primer menú de estas fiestas, que ofrece en dos versiones, una de 57 euros con cinco platos y otro por 75 con ocho platos.

Joan Marc Garcias.

Joan Marc Garcias. B. Font

En Joan Marc Restaurant van «a por todas» estos días, dice su propietario, en los que atenderán en el restaurante y, a la vez, servirán pedidos para que otros clientes se los lleven a casa. «Después de fiestas ya te lo contaré...», bromea Garcias sobre cómo superará el reto.

Kiko Martorell no abrirá Ca’n Boqueta, en Sóller, en los días festivos. No lo hará ni lo ha hecho hasta ahora para poder estar en familia, pero a cambio sí ofrece a sus clientes packs para degustar en casa, pensados para dos personas. Ya lo hizo el pasado año, ante las restricciones asociadas a la pandemia. Algunos clientes recogieron estos lotes para, después, repartirlos por las casas de sus familiares ante la imposibilidad de juntarse, menciona el chef. «Este sistema ha venido para quedarse», afirma Martorell, quien ve en estos menús para llevar la oportunidad de atender a más gente de la que podría acoger en su restaurante: «Una vez o dos al año, le decimos a todo el mundo que pueden comer con nosotros». Y él y el resto de su equipo pueden celebrarlo en casa, con los suyos.

Kiko Martorell, de Ca'n Boqueta, cerrará el restaurante los festivos, pero entregará menús para llevar. B. Font

Martorell sabe que será en los cuatro días previos a Nochebuena cuando se incrementen los pedidos y que dos días antes «el teléfono no dejará de sonar». Por las reservas que tiene, ve «que la gente no se reunirá en grupos».

Su menú de Navidad consta de cóctel de bogavante, bacalao confitado con foie y salsa de azafrán, solomillo de ciervo con salsa de higos y pimienta rosa acompañado de calabaza caramelizada y trompetas de la muerte. Y como postre, un cremoso de chocolate con dátiles, mousse de turrón y crema de naranja con brandy. Y su precio es de 37,50 euros.

Lo que ofrece Joana Rosselló, de Ca Na Sibi, son menús saludables, no solo en estas fiestas navideñas. «Los pedidos van todavía flojos, no sé si la covid tiene que ver, espero que esta última semana la gente se ponga las pilas, porque creo que la gente lo celebrará en casa, con la familia», apunta Rosselló.

Entre las «delicias» saludables que elabora, destaca el fiambre de pollo con pistachos y jamón ibérico o el foie de hígado de bacalao, las bolas de queso y pistacho o sus galletas astronautas. «Las llamo así porque te transportan al cielo», aclara. Ella se encarga de llevar los pedidos a domicilio, a partir de 40 euros, durante los días 23 y 24 de diciembre.

Joana Rosselló, de Ca Na Sibi.

En El Corte Inglés, centro neurálgico de compras en estas fechas, ya se ha notado un incremento «notable» de encargos de menús navideños durante la pasada semana. «No únicamente en platos preparados, también se está activando mucho la compra en supermercado, la reserva de carnes, embutido de Navidad, jamón... y dulces para consumir en casa», comenta Antonio Sánchez, responsable de comunicación. En cuanto a platos preparados, lo que más demanda tiene es el menú de 29 euros en el que se dan diferentes propuestas para elegir. Pierna de cordero lechal de Castilla y León deshuesada, redondo de añojo relleno, bacalao al pil pil, caldereta de rape con carabineros son los principales, a los que hay que sumar el entrante, la guarnición y el postre, también a elegir.

Pep Mulet y Pau Barceló, de La Pajarita, muestran el huevo hilado recién hecho. | B. RAMON

Para que no falte huevo hilado, para evitar esa «debacle», Pep Mulet, propietario de La Pajarita, y Pau Barceló, cocinero del emblemático establecimiento, ya están a pleno rendimiento temprano cada día, antes de abrir al público. El año pasado comenzaron a elaborar comidas. En Navidad, proponen sopa rellena de primero y bandejas de fiambres caseros, ibéricos y quesos de segundo. «Este año la gente se ha avanzado bastante y se lo lleva envasado al vacío», dice Mulet, quien vaticina que esta semana será un no parar. «El 24, normalmente, vemos la luz al final del túnel», explica.

En Tiberi Catering también tienen diferentes menús navideños, a partir de 26 euros, incluso uno pensado para niños, de 8,50 euros. Pero, «el plato estrella es la porcella», afirma sin dudas Rafel Genovard, propietario y jefe de cocina. Blanca (125 euros), de porc negre (165 euros y para 12-14 comensales), entera, en raciones o sin hueso... Genovard recomienda reservar antes del 22 para asegurarse una de las 45-50 porcelles que cocinará para Navidad. «Son días de mucha demanda», advierte.

Rafa Genovard, jefe de cocina y propietario de Tiberi Catering. MANU MIELNIEZUK

Compartir el artículo

stats