Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maria del Mar Escalas: «La relevancia de Barceló y la Catedral como marca hicieron posible la reforma de la capilla del Santíssim»

La primera tesis sobre la obra del artista, que obtiene un excelente con propuesta de ‘cum laude’, destaca la unión de las instituciones, que «querían aprovecharse» del tirón de un proyecto único

Maria del Mar Escalas, ayer, durante la defensa de su tesis con una imagen del día de la bendición de la capilla del Santísimo.

Maria del Mar Escalas, ayer, durante la defensa de su tesis con una imagen del día de la bendición de la capilla del Santísimo. MARGA SALAS

«La Catedral es un lugar tan magnífico que ha mejorado mi capacidad artística». Lo afirmó Miquel Barceló en la presentación de su intervención en la capilla del Santísimo dos días antes de su apertura al público en 2007. Ayer la primera tesis doctoral sobre la reforma del artista mallorquín, defendida en la Universitat de les Illes Balears (UIB), concluyó que «la relevancia del pintor, de gran prestigio internacional, y la Seu, la identidad cultural de Mallorca, una marca de la que todas las instituciones se querían aprovechar, hicieron posible la intervención», en palabras de la aún doctoranda Maria del Mar Escalas. Destacó ante el tribunal que todos eran conscientes de la repercusión del proyecto y valoró la importancia de su unión para que finalmente saliese adelante, pese a que cada uno tenía sus propios intereses, «de todo tipo, político, económico, religioso y sociocultural. Todas las instituciones participaron con independencia del color político, por lo que supuso un momento único e irrepetible en la historia de Mallorca».

A la izda., Teodor Suau y Biel Mesquida. Delante, Gambús. M. SALAS

La «impecable presentación», según destacó la presidenta de la comisión evaluadora de la tesis, y el resultado de casi cinco años de investigación reflejados en cuatro volúmenes con 1.734 páginas se convirtieron en «un excelente, la máxima calificación, y ha sido propuesta para cum laude, que debe seguir una tramitación», tal como explicó Mercè Gambús, la doctora y directora de La reforma de la capilla del Santísimo de la Catedral de Mallorca. Antecedentes y consecuencias de la intervención de Miquel Barceló. Escalas defendió su arduo trabajo ante el especialista en estudios históricos de la Seu Andreu J. Villalonga, de la UIB; y las catedráticas expertas en restauración monumental e intervenciones contemporáneas en Patrimonio Pilar García Cuetos, de la Universidad de Oviedo, y Ascensión Hernández, de la de Zaragoza. Sus padres, hermana, una amiga y su pareja estaban allí para escuchar y felicitar a la recién doctorada en Historia del Arte, así como Gambús, el presidente del cabildo de la Catedral, Teodor Suau, y el poeta Biel Mesquida, amigo de Miquel Barceló y uno de los entrevistados en la tesis.

Maria del Mar Escalas, con los cuatro tomos de su tesis. M. SALAS

Maria del Mar Escalas no hizo un trabajo sobre la intervención como un elemento aislado, sino que abordó el tema «como una parte de la evolución del espacio histórico en el que se integra la capilla, estableciendo un sentido de continuidad de este proyecto icónico y poniendo en conexión el pasado, el presente y el futuro del bien patrimonial», según su exposición final. Se centra en el periodo 2000-2007, desde que la Universitat propone la reforma a Barceló hasta su bendición, pero la tesis también abarca las etapas previas de la capilla y del artista, el contexto y las circunstancias de la obra, el proceso de intervención, el estudio de la gestión del proyecto, la enorme repercusión mediática que tuvo, la trayectoria posterior del pintor y qué fuerza ejerció esta reforma en su obra, y las transformaciones en la Seu tras el mural cerámico.

Los 300 metros cuadrados de lienzo en los que se representa el milagro de la multiplicación de los panes y peces y la resurrección de Cristo no estuvieron exentos de polémica, y durante la defensa Escalas esbozó algunas de las controversias, como «la ausencia de planificación, que se tradujo en una improvisación continua y sistemática». Sin embargo, al final la obra de Miquel Barceló se abrió al público el 2 de febrero de 2007 con la calificación de cum laude.

Compartir el artículo

stats