El reciente estreno de la cuarta temporada de The Crown ha levantado polvareda y despertado la inquietud en la familia real británica y su entorno. En la seguidísima ficción emitida por Netflix, ha dejado su huella la productora mallorquina Palma Pictures, que ha ofrecido sus servicios a Left Bank Pictures durante el rodaje en España de algunas escenas de la tercera y cuarta temporadas de esta ficción que narra década a década la historia de la reina Isabel II de Inglaterra.

«Llevamos cuatro años vinculados a este proyecto», explica a este diario el directivo de Palma Pictures Germán Traver. «Hace ocho o nueve años trabajamos con esta productora en el rodaje de Mad Dogs en Mallorca», detalla. «Luego hicimos otras cosas con ellos y confiaron en nosotros para esta gran producción», apunta Traver. Para la asistencia en el rodaje, se creó otra empresa a la que se destinaron diez personas del personal propio de Palma Pictures. «Y después contratamos unas 300 personas más para el rodaje», precisa.

La polémica 
‘The Crown’, 
una serie con sello mallorquín

La polémica ‘The Crown’, una serie con sello mallorquín

La cuarta temporada, en la que aparece Diana Spencer, se ha rodado en Andalucía. «Se recrean en España los viajes que realizó a Sudáfrica, Sídney o a las Bahamas», comenta Traver. «En la cuarta también rodamos una escena muy corta en el desierto de Tabernas en Almería, donde se simula el París Dakar, en el participó el hijo de Margaret Thatcher, Mark». La casa de Mustique vuelve a salir en la cuarta temporada, «una secuencia filmada en la Playa de los Alemanes de Cádiz». Y gana protagonismo Málaga. La tercera temporada también se rodó en Andalucía.

Traver explica que no se barajó la posibilidad de rodar en Mallorca «porque el guión no precisaba de paisajes del Mediterráneo y tampoco se ha incluido en la serie la visita a la familia real española que hizo Lady Di en la isla».

La polémica ‘The Crown’, una serie con sello mallorquín

Ajeno a las polémicas que estos días giran en torno a la serie, Traver asegura que la producción es «espectacular y de una calidad inmensa». «Estamos hablando de que sólo la parte rodada en España ha tenido un coste de unos cinco millones de euros por temporada», calcula.

Traver espera que Palma Pictures pueda seguir trabajando en las futuras temporadas de The Crown, sobre la que se ha pronunciado el propio hermano de la princesa Diana de Gales, Charles Spencer: «Espero que a los espectadores no se les olvide que es ficción». Asimismo, el Daily Mail apuntó estos días que una coalición formada por políticos, expertos reales y un amigo cercano del príncipe Carlos habían unido fuerzas para exigir a Netflix que difundiera un mensaje antes de cada episodio advirtiendo a los espectadores de The Crown que muchas escenas clave nunca sucedieron o son distorsiones de la verdad.Gran parte se centra en el dramático matrimonio del príncipe Carlos con Lady Di y en las supuestas tensiones en la relación entre la reina Isabel II y Margaret Thatcher.