Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empieza lo bueno: vuelve The Crown

Emma Corrin como Diana de Gales.

Emma Corrin como Diana de Gales.

Nunca una telenovela palaciega ha dado tanto de sí. Me refiero a una basada en hechos reales. Porque la familia real británica no necesita echar mano de la imaginación para ser una fuente de tramas, las suficientes como para dar con una serie de más de cinco temporadas, como las que va a tener The Crown, la serie que ha expuesto -aún más si cabe- a la familia de Isabel II. Netflix ha sabido hacerlo mejor que los tabloides británicos. La plataforma ha logrado captar la humanidad de los miembros de esta suntuosa familia sin quitarles de encima ni una joya ni un convencionalismo. También ha ayudado el estupendo elenco que compone todas las temporadas de The Crown. La plataforma estrenó el 13 de noviembre la cuarta temporada de la serie, donde ya entra la artillería de los 80 y 90. Es decir, Diana de Gales, Margaret Thatcher, una divorciada Camila Parker Bowles y la new wave británica.

La nueva entrega lleva al espectador a los años 80, una época convulsa en Reino Unido que viene aparejada con una Casa Real tambaleante. El príncipe Carlos emprende una búsqueda desesperada por encontrar esposa entre los círculos de la aristocracia británica. Despechado y humillado por Camila, el Príncipe de Gales acaba dando con un ser angelical de 19 años, sin ambición y con el magnetismo suficiente que le permitirá levantar cabeza ante la prensa con tal de labrar el terreno antes de convertirse en el próximo monarca de Reino Unido.

El retrato de Diana coge el relevo al polémico documental de Netflix, The story of Diana, donde la princesa narró su paso por Buckingham pocos años antes de morir. En él, narró su bulimia y las constantes infidelidades del hijo de Isabel II. La serie no solo retrata la vulnerabilidad de Diana, sino que también toma partido. En la cuarta temporada de The Crown vamos a ver a un Carlos que humilla y relativiza los intentos de la princesa por hacerse un hueco en los Windsor.

La fragilidad de Diana contrasta con el estoicismo de Margaret Thatcher, encarnada por Gillian Anderson, la famosa Dana Scully en Expediente X. Y es que por primera vez, el protagonismo recaerá en personajes que no forman parte de la familia real. Si anteriormente el espectador disfrutó con los vaivenes de Margarita de Inglaterra, la personalidad de la Princesa Ana o la socarronería de Felipe de Edimburgo, ahora, todas las miradas estarán puestas en Diana de Gales y Margaret Thatcher, personajes claves para componer la historia reciente de Reino Unido. Aunque falta por saber qué posición de fuerza ocupará Isabel II, encarnada una vez más por Olivia Colman. Aunque conociendo a la monarca, seguro que acaba por imponerse. La serie tendrá una temporada más, donde la actriz Imelda Staunton tomará la corona para interpretar la última etapa de la reina inglesa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats