Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Directos en la retina

Camel en la Selva del Rock

Volvemos a Selva, recordando otra velada histórica, la del 2 de agosto de 1980 cuando actuaron Camel y otros grupos, en la cuarta edición del Selva Rock

Andrew Latimer, de Camel, en Mallorca.

Andrew Latimer, de Camel, en Mallorca. dm

Para leer bien la historia de la música popular en la isla es necesario ir a algunas fuentes directas para que aporten su propia experiencia. Una de ellas es Miquel Àngel Sancho. Cuando le preguntamos sobre el Selva Rock (1977-1983), contesta: "Selva Rock fue una gran iniciativa y un buen aliciente no solo para los espectadores sino para muchos músicos locales que pudieron tener la ilusión de, algún día, poder subir a este escenario". Para Joan Bibiloni, que participó en la primera convocatoria, la de 1977, formando parte del dúo Milan & Bibiloni "aquella época de finales de los 70 fue de crecimiento, me sentía como una esponja para asimilar todo lo que me llegaba. Acabábamos de terminar la etapa del grupo Zebra y conocí a Pep Milan en el Centro de la guitarra. Fue cuando participamos en una noche en Selva en la que también actuaron Daevid Allen o Pau Riba, con quien volví a coincidir en el homenaje al ciclo musical que se hizo en 2009". En torno a ese concierto homenaje se organizaron diversos actos, exposiciones y debates, en uno de los cuales intervino el crítico y cronista musical Fernando Merino, cuyo libro Cabello de Ángel/El pop-rock en Baleares 1977-1996 aporta datos sobre la historia del Selva Rock. Así se expresa el cronista: "Sugerí que se recopilara documentación al respecto pues no había más que los carteles de las ediciones y poco más. Finalmente, el Ajuntament de Selva editó un libro que es hoy un documento imprescindible". Un libro en el que en la portada se reproduce el logo del festival, un dibujo/retrato de un gorila, realizado por Miquel Barceló y que des de 1977 apareció en cada cartel.

El fotógrafo y periodista Miquel Massutí cuenta que asistió a dos sesiones, la de 1979 y la de 1980. Así las recuerda: "El primer año fui en autobús pero el segundo ya fui en el Seat 600 de mi novia. El ambiente, en los dos casos, era del todo flipante: mucha gente, muchas personas conocidas, cerveza, porros? Recuerdo especialmente el grupo Camel por el que sentía cierta devoción pues me interesaba el rock sinfónico inglés. Era emocionante ver como Selva se convertía en el centro musical de Mallorca. Y todo, organizado por la gente joven y enrollada del pueblo".

Camel actuó en la edición de 1980, el 2 de agosto, en la que también participó el grupo Dr. Feelgood, entre otros. Uno de los organizadores, Vicenç Villalonga, recuerda así la velada: "Cuando los miembros de Camel vieron como unos pocos jóvenes de un pueblo pequeño de la Serra, sin experiencia, habíamos organizado aquella velada de rock, sin soporte alguno, solamente con el dinero aportado por cada uno de nosotros (entre diez y quince mil pesetas, menos de cien euros) se sorprendieron y empatizaron hasta el punto de tocar un concierto exclusivo para los jóvenes del pueblo, un día antes de lo anunciado y dedicarnos una canción, Selva". Para Villalonga "económicamente no fue ningún negocio, empatamos o perdimos algo, ya que fue imposible controlar a la gente y muchos se colaron sin pagar". Preguntado sobre si hubo peticiones extrañas por parte de los grupos, Villalonga contesta que "el manager de Dr. Feelgood pidió diez cajas de cerveza, wisky y ginebra, en cambio el de Camel solamente agua y refrescos. Por cierto que Dr. Feelgood encendió los ánimos del público y nos asustamos, ya que podía pasar cualquier cosa, la multitud empujaba las vallas hacia el escenario, pedimos a Camel que apaciguara los ánimos y así fue, la cosa se tranquilizó". En el DIARIO de MALLORCA del 5 de agosto, Humbert Colom escribía: "Guadalquivir colocó el detonante y Doctor Feelgood encendió la mecha. El resultado no podía ser otro: catorce mil personas brotaron de entre las polvorientas tierras del campo municipal, como si por el impulso de un gigantesco resorte se tratara, ante la energía del rock duro".

El profesor, músico y melómano Jordi Vidal todavía recuerda muy bien aquella noche de hace, justo ahora, cuarenta años: "Fue mi primera visita al Selva Rock. Aquel año el cartel lo formaban el grupo de rock duro Coz, el guitarrista Max Suñé, el rock andaluz de Guadalquivir, Dr. Feelgood, la Banda trapera del Río, Salsa picante y el grupo de rock progresivo Camel, que luego incluyó su canción Selva en el disco The single factor".

La velada del 2 de agosto de 1980 despertó mucha expectación mediática. Así lo contaba Colom en las páginas de DIARIO de MALLORCA el mismo día 2: "Han confirmado su presencia profesionales de distintos medios de información (?) al mismo tiempo, estarán en Selva varios reporteros extranjeros que acompañan a los grupos británicos en sus conciertos, las agencias informativas del país han puesto en marcha su red de corresponsales e incluso un vídeo cassette va a inmortalizar este magno acontecimiento".

Compartir el artículo

stats