14 de febrero de 2020
14.02.2020

El cuarteto ruso David Oistrakh actúa hoy en Palma

Sus componentes, que han conquistado escenarios ilustres como la Filarmónica de París, confían en "acercar la música clásica a los jóvenes"

14.02.2020 | 02:45

David Oistrakh String Quartet, uno de los cuartetos más destacados de Rusia, ofrecerá hoy un concierto (20 horas) en la Sala Mallorca del Palau de Congressos. Un recital donde interpretará a los autores más importantes de la historia, con piezas de Chaikovski (Cuarteto de cuerda nº 1 en re mayor, op. 11), Shostakóvich (Cuarteto de cuerda nº 8 en do menor, op. 110 a), Borodín (Cuarteto de cuerda nº 2 en re mayor) y Paganini (Caprichos Nº 24 op. 1).

"Nuestra idea es que MUSE forme parte de la agenda cultural de Palma y presentar aquí conciertos de nivel internacional. Comenzamos con un concierto, en junio de 2019, del primer violín del cuarteto, Andrei Baranov,en la basílica de Sant Francesc y mañana (hoy para el lector) será el cuarteto íntegro el que nos ofrezca un recital muy especial en una sala con una acústica espectacular", aseguró ayer Yana Stoyanova, fundadora junto a Tatiana Presman, de Muse Created to Inspire, la empresa organizadora del concierto.

Tras el concierto se ofrecerá una cena cóctel con los componentes del cuarteto, ya que, tal y como explicó Stoyanova, "el concepto de nuestros eventos es ofrecer algo diferente, una experiencia única y personalizada, en la que explicamos a los asistentes cómo será el concierto, les hacemos fotos y después del concierto abrimos un poco el telón y damos la oportunidad al espectador de comentar con los propios músicos cómo han sentido la música y poder expresarles su admiración".

Por su parte, Alexey Zhilin, violoncelo, aseguró que, pese a no conocer todavía Mallorca, "tocar en Palma es muy especial; acabamos de llegar a la isla y tenemos muchas ganas de conocerla. Todos los que nos han hablado de la isla lo han hecho de maravilla y estamos muy contentos de estar aquí".

En referencia a su papel, Zhilin afirmó que "nuestra misión como cuarteto de música clásica es ser transmisor de cultura. En la actualidad, los jóvenes creen que la música clásica es aburrida, pero no es así. En el recital que hicimos en la Filarmónica de París, con más de mil butacas, había muy poca gente mayor y eso nos hace ver que sí es posible atraer la música clásica a la gente más joven". Además, añadió que "nos parece que esta oportunidad es ideal para crear un puente entre los jóvenes y la música clásica de este nivel. De hecho, en nuestra última experiencia en Alemania, con un formato similar al de mañana, vimos que este formato es capaz de atraer a más gente a los recitales; el tener acceso a los músicos es un aliciente muy especial".

Por su parte, Fedor Belugin (viola) se refirió a las piezas del recital, en concreto a los Caprichos de Paganini, como "la carta de presentación de nuestro cuarteto", muy aplaudido en toda Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook