10 de febrero de 2019
10.02.2019

Francesc Moll sobre su hermana Aina: "Era admirada y muy querida por la ciudadanía y sus alumnos"

El Govern y la Generalitat destacan el trabajo de la filóloga menorquina fallecida - La OBC: "Puso las bases sobre las que se ha construido el modelo de defensa de la lengua catalana" - Damià Pons recuerda que Carme Riera y Maria Antònia Oliver "aprendieron catalán gracias a sus cursos"

10.02.2019 | 12:41

"Aina Moll fue muy querida por la ciudadanía y siempre estuvo muy presente entre su alumnado", afirma el hermano de la filóloga menorquina, Francesc Moll. El que fuera gerente de la Editorial Moll y presidente del Gremi d'Editors de Balears recordó que prueba de esa admiración fue "aquel acto del Teatre Principal –en referencia a la Medalla de Oro que le concedió el Consell en 2015–, cuando todo el teatro, en pie, le aplaudió. Todavía hoy cuando paseo por la calle se me acerca alguna mujer para decirme: yo fui alumna de tu hermana. La gente la tuvo muy presente hasta el final", subraya Francesc Moll.

El funeral tendrá lugar en la basílica de Sant Francesc de Palma el próximo día 14, jueves, a las 20.30 horas

"En nombre del Govern balear quiero expresar mi más sentido pésame por la pérdida de Aina Moll. Una mujer clave en la normalización de nuestra lengua. Su compromiso y liderazgo la convirtieron en referente. Te echaremos de menos, Aina", señaló ayer a través de Twitter la presidenta Francina Armengol.

"Se ha muerto la admirada filóloga Aina Moll. Cuánto trabajo ha hecho todos estos años", dijo también vía Twitter el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien transmitió su pésame a la familia, a los amigos y a todos los amantes de la lengua catalana.

Moll, de 88 años, fue la primera directora de Normalización Lingüística de la Generalitat (1980-88), además de asesora lingüística del Govern balear y colaboradora en los últimos volúmenes del Diccionari Català-Valencià-Balear, en que trabajó su padre, Francesc de Borja Moll; y entre los premios que recibió está la Creu de Sant Jordi.

También el ayuntamiento de Palma se sumó al pésame. Según ha informado en un comunicado, el consistorio "quiere expresar de manera especial su sentimiento a la teniente de alcalde de Educación y Deportes, Susanna Moll, sobrina de Aina Moll", quien era Doctora honoris causa por la Universitat Oberta, y trabajó toda su vida por la cultura, la lengua catalana y la normalización lingüística, a las que dedicó su vida profesional y académica.

Josep de Luis, presidente de la Obra Cultural Balear (OCB), institución que desde 2012 otorga un premio con su nombre, apuntó que Aina Moll "fue una de las personas que ayudó y estuvo desde el principio en nuestra entidad, cuyos valores representa".

"Gran defensora y luchadora de nuestra lengua", remarca De Luis, Moll figura entre los 31 socios fundadores de la Obra Cultural Balear, junto a Guillem Colom, Miquel Forteza, Miquel Fullana i Llompart o Bernat Vidal. "Ella puso las bases sobre las que se ha construido el modelo de defensa de la lengua catalana", subrayó el presidente de la OCB, entidad que se compromete "a seguir su ejemplo y legado y mantener la llama que recogió de su padre, Francesc de Borja Moll, quien a su vez la recogió de mossèn Alcover".

El ex conseller de Cultura del Govern y del Consell, Damià Pons, destacó la "larga y fecunda vida" de Aina Moll, "un referente" de la docencia", colaboradora de su padre en sus actividades –de 1954 a 1961 trabajó en el Diccionari (volúmenes IX y X)– y "pionera en la enseñanza del catalán en Mallorca", a cuyas clases asistieron dos grandes escritoras como son Carme Riera y Maria Antònia Oliver, quienes siempre han recordado que aprendieron catalán gracias a sus cursos.

Entre sus múltiples trabajos y cargos, Pons señala sus manuales de lengua francesa; su obra realizada en 1953, fruto de un viaje de encuesta dialectal a Eivissa, sobre El dialecto ibicenco, bajo la dirección del Dr. Badia i Margarit; sus once años como directora de estudios del Instituto Joan Alcover; y su entrega a las campañas de normalización lingüística, una dedicación que incluyó una tarea permanente de contacto con el público, por medio de artículos, programas radiofónicos o televisivos y conferencias, y que cultivó "con carácter dialogante y argumentos racionales", apuntó el profesor Pons.

Desde Comisiones Obreras lamentaron la muerte de esta "maestra de maestras y ejemplo de lucha para las libertades y la convivencia. Un ejemplo de trabajadora defensora de la cultura como potente herramienta cohesionadora".

Las reacciones se multiplicaron en Cataluña. La consellera de Cultura, Laura Borràs, la definió como "la gran arquitecta de la lengua catalana" y el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, la recordó como "filóloga eminente, rigurosa y siempre dispuesta a trabajar por nuestra lengua. Hizo un trabajo imprescindible en un momento de incertidumbres y esperanzas. Gracias por ayudar a salvar las palabras".

El exvicepresidente del Govern catalán, Josep-Lluís Carod-Rovira, la calificó de "referente moral y científico de fidelidad a la lengua de los Països Catalans" mientras que el cantautor Lluís Llach expresó en su Twitter: "Aina Moll, amiga, siempre en el recuerdo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook