03 de marzo de 2018
03.03.2018
El amplificador

The Quartermass: Un destructor bien engrasado

Respetado y aplaudido, es uno de los grupos más trabajadores de la escena punk.

02.03.2018 | 22:42
El cuarteto de punk rock The quatermass ensaya en Llubí, en los estudios DST que Tomeu ´Destructor´ Perelló montó hace siete años. El grupo lo completan Joan ´Keni´ Bestard al bajo, Xisco Alcover a la guitarra y Carlos Larry a la batería. En el local han grabado la crème de la crème de la escena punki mallorquina.

De Campanet, Llubí, Lloseta y Algaida. De ahí son los componentes de The Quatermass, una de las bandas más longevas, enérgicas, directas y trabajadoras de la escena punk rock de la isla. Amigos de la sencillez, y por lo tanto, fans de los Ramones, practican un punk que mezcla desde garage a blues, incluso hardcore. Poseen tres discos publicados, el último, Under control (2017), un título que define la esencia del grupo, una máquina de destrucción muy bien engrasada que, entre otros temas, le canta a los marginados e inadaptados: borrachos, adictos a la heroína, atracadores de bancos, vagabundos, sicarios...

Al frente del cuarteto se sitúa Tomeu Perelló, 'Destructor', apodo que le viene de su antiguo empleo como mecánico de tractores. Guitarrista, cantante y letrista, combatió en otros grupos antes de montar con 'Keny' Bestard, bajista, The Quatermass. Sus escuelas musicales fueron Disease (publicaron un primer y único Lp, Fent des punk una amenaça per a la salut pública, con temas como Mallorca podrida), Bad Taste (grupo que se formó en el año 1993, con Jaume, el cantante de Cerebros Exprimidos, a la batería, y que giró por Europa, con 30 conciertos) y Horror. Hasta que en 2005 decidieron crear, con otros antiguos compañeros de un instituto de Inca, The Quatermass. Su primer concierto lo ofrecieron en el Poliesportiu de Lloseta, donde ensayaban en sus inicios, y desde entonces acumulan más de un centenar de actuaciones. "Nuestros conciertos son contundentes. Somos una máquina bien engrasada, con un buen directo. Eso dice la gente cuando nos ve", subrayan.

Su debut discográfico llegó en 2008, The Quatermass, once canciones feroces y aceleradas con portada y dibujos de Joan Gri, el quinto 'quatermass', de cuyo lápiz también han salido las portadas de sus otros dos discos. Y es que el cómic es una de las pasiones que comparten casi todos los miembros del grupo. "Muchas veces me imagino las letras como si fueran la historia de un cómic", aclara Perelló. Cuando publicaron su segundo álbum, To be on the Wrong Track, ya se habían trasladado de Lloseta a Llubí, donde cuentan con un local-estudio de grabación propio desde 2011. "Había grabado alguna maqueta por aquí y por allí pero no me acababan de convencer, y como teníamos unos ahorros decidimos comprar una mesa, tarjetas e ir grabando poco a poco. Seguí comprando material y al final hemos montado un estudio que está bastante bien, tiene de todo. Así grabamos nuestros temas a nuestro gusto. El sonido siempre me ha gustado, hice un curso con Rafa Rigo (Sunflowers) de técnico de sonido y descubrí un mundo que me enganchó", confiesa Perelló.

El estudio, de nombre DST, se encuentra en el centro de Llubí, un pueblo que a lo largo de su historia ha dado otros grupos musicales, pocos, pero recordados, como Los Astros (ver en YouTube su tema En el año 2033, presentado por Alfredo Amestoy, presentador del programa Campo Pop). Llubí tiene poco más de dos mil habitantes y pocos son los que saben que en el centro del pueblo hay un grupo tan divertido como guerrero. "Nuestra relación con los vecinos es de lo más normal. El estudio está totalmente insonorizado, y nadie se entera de que tocamos", comentan. Quienes sí lo saben son otras bandas de Mallorca, que han reclamado los servicios de Tomeu 'Destructor' para grabar sus canciones. Ese es el caso de Mostros, The Monster Ones, Beastie Brutal, Oi! The Arrase, Eskoria (a quienes remasterizó sus maquetas de los 80) y algunos de los grupos del segundo volumen dedicado al punk de la isla que se presentó hace unos días.

El punk siempre ha estado latente en Mallorca. En los años 80 eran muchas las bandas que facturaban este lenguaje musical y para muchos aquella fue la época dorada del género. "Nosotros llevamos 20 años en la escena punk y hemos visto muchas cosas. En la actualidad sí que hay movimiento, pero en los conciertos no hay tanto público como grupos. Si todos los músicos fuéramos a los conciertos estaría petado, seguro. He visto años mejores, la verdad", afirma el cantante de The Quatermass, un grupo que se lleva bien "con todo el mundo. Aquí no estamos para peleas, sino para pasarlo bien".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook