08 de febrero de 2018
08.02.2018

Diana Guijarro es la ganadora de la convocatoria abierta de comisariado del Solleric

'Un sujeto construido en el punto de intersección de la multiplicidad de posiciones de sujeto' es la propuesta que une a nueve artistas nacionales e internacionales

08.02.2018 | 16:46
Diana Guijarro.

La propuesta de exposición Un sujeto construido en el punto de intersección de la multiplicidad de posiciones de sujeto, de la comisaria alicantina Diana Guijarro, ha sido la ganadora de la convocatoria abierta del Casal Solleric del año 2017, dotada en 14.500 euros. Se inaugurará mañana a las 19 horas en el Solleric, y se podrá ver en la Planta Noble del espacio desde mañana hasta el 1 de abril.

Según la ganadora, esta exposición, a nivel conceptual, plantea una reflexión sobre "las capas que asume el individuo contemporáneo a lo largo de su desarrollo, y cómo estas capas de conocimiento se pueden transmitir a partir de las prácitcas artistíscas, como se generan conexiones, sinergias, y cómo nosotros activamos nuestras conexiones". Para Guijarro, las obras no tienen un mensaje cerrado ni claro, ya que no es esa su intención. El visitante, con su propia experiencia y con su visita, podrá activar sus conexiones con las obras.

La exposición está formada por nueve artistas y consta de diferentes instalaciones, entre las cuales hay escultura, pintura y vídeo. Además, la comisaria ha explicado que su intención era unir a un conglomerado de artistas tanto nacionales como internacionales. Es por esto que en la muestra hay piezas de Kim Farkas, de Francia, Zilvinas Landzbergas, de Lituania, y de Lauris Paulus, de Suiza. A nivel estatal, se exponen obras de Alberto Feijoo y Ángel Masip, de Alicante, David Mutiloa, de Pamplona, Carlos Rodríguez-Méndez, de Pontevedra, David Bestué, Barcelona y Lucía C. Pino, de Valencia.

El recorrido de la exposición está pensado para forzar al visitante a "mirar las cosas de otra manera", ha explicado Guijarro. Es por esto que una de las primeras cosas que sorprenden es el hecho de que la primera pieza sea un cuadro enorme colocado de espaldas. Otra sorpresa es que la muestra no termina, o que termina donde empieza: cuando se llega al final, hay que hacer el recorrido en sentido contrario.

El artista Lauris Paulus terminará su obra Cactus Work entre hoy y mañana en la sala donde será expuesta. Así lo ha comunicado Guijarro: "le apetecía trabajar en el país y en la sala, para ver cómo se relaciona su trabajo con las otras obras".

Además, antes de la inauguración de mañana hay preparada una acción de Carlos Rodríguez-Méndez, a las 17 horas, en el patio del Solleric. La acción se llama Digo error y, tal y como explica la comisaria, "plantea una especie de liturgia sobre el recuerdo, sobre el caminar y sobre la necesidad de avanzar para volver a un punto en el que es necesario recordar todo lo que se ha aprendido". Ver esta performance previa a la exposición es interesante, según Guijarro, porque sirve de nexo con la exposición a nivel conceptual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook