30 de julio de 2020
30.07.2020
Diario de Mallorca
Clima

Graves pronósticos climáticos por el aluvión de agua dulce en el Ártico

Este movimiento puede alterar las corrientes y las temperaturas en el norte de Europa

30.07.2020 | 22:34
Bloques de hielo en el Océano Ártico

El cambio climático está inyectando más agua dulce en el Océano Ártico, y su movimiento en décadas hacia el Atlántico Norte puede alterar las corrientes y las temperaturas en el norte de Europa.

Es la conclusión de un estudio de la Universidad de Colorado Boulder, publicado en 'Geophysical Research Letters', que examinó el aumento inexplicable del agua dulce del Ártico en las últimas dos décadas y lo que estas tendencias podrían significar para el futuro.

"Escuchamos mucho acerca de los cambios en el Ártico con respecto a la temperatura, cómo se verán afectados los ecosistemas y los animales", dijo Rory Laiho, coautor y estudiante de doctorado en ciencias atmosféricas y oceánicas. "Pero este estudio en particular ofrece una perspectiva adicional sobre lo que está sucediendo físicamente en el océano mismo, lo que puede tener implicaciones importantes para la circulación oceánica y el clima".

Desde la década de 1990, el Océano Ártico ha visto un aumento del 10% en su agua dulce. Eso es 10.000 kilómetros cúbicos, la misma cantidad que se necesitaría para cubrir todo Estados Unidos con 90 centímetros de agua.

La salinidad en el océano no es la misma en todas partes, y las aguas superficiales del Océano Ártico ya son algunas de las más dulces del mundo debido a las grandes cantidades de escorrentía fluvial.

Esta agua dulce es lo que hace posible el hielo marino: mantiene el agua fría en la superficie, en lugar de permitir que este líquido más denso se hunda debajo de aguas menos densas y cálidas. De esta manera, el Océano Ártico es muy diferente a otros océanos. Pero a medida que sale más agua dulce del Ártico, este mismo mecanismo estabilizador podría interrumpir las corrientes oceánicas en el Atlántico Norte que moderan las temperaturas invernales en Europa.

Tales interrupciones han sucedido antes, durante las "grandes anomalías de salinidad" de los años setenta y ochenta. Pero estos fueron eventos temporales. Si demasiada agua dulce fría del Ártico fluye continuamente hacia el Atlántico Norte, la rotación del océano podría verse interrumpida de manera más permanente.

Irónicamente, esto mitigaría los impactos del calentamiento global durante el invierno en el norte de Europa por un tiempo. Pero la interrupción de las corrientes oceánicas podría tener efectos negativos para el clima a largo plazo y en los ecosistemas del Atlántico Norte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook