Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Penyaleres, una aproximación a las mujeres montañistas

Miquel Rayó ha escrito un libro sobre mujeres, excursiones y montañismo en Balears, editado por el Institut de la Dona.

6

Penyaleres, una aproximación a las mujeres montañistas

“Este libro no es un estudio histórico ni sociológico, sino que es una aproximación al tema de las mujeres y el montañismo en las islas Balears a partir de una selección de testimonios personales y de un muestreo documental muy básico, centrado especialmente en lo que podríamos definir como los inicios del excursionismo y del montañismo en sentido amplio en nuestras islas». (Vea aquí la galería).

Así lo escribe el autor, Miquel Rayó, en la nota que sirve de prólogo a esa edición, tan necesaria, sobre la mujer en el mundo del montañismo. Penyaleres es el título del volumen cuya edición ha sido posible gracias al apoyo institucional del Institut Balear de la Dona.

Para Rayó, «a partir de ahora, al hablar de la montaña, el montañismo y el excursionismo no podrá hacerse sin tratar la aportación de las mujeres».

Puestos en contacto con el IBDONA, su directora nos recuerda que «no fue hasta 1975 cuando una mujer, Junko Tabei, coronó el Everest y que desde entonces otras seis mujeres lo han conseguido, entre ellas, dos españolas, Chus Lago y Lina Quesada», y añade: «Cuando hoy vemos estos grupos de mujeres que van de escalada o de excursión a la montaña, nos parece que nunca las mujeres han tenido problemas para hacerlo, sin embargo, la historia nos vuelve a una realidad no muy lejana; hasta hace pocos años las mujeres o bien eran acompañantes de su pareja masculina o de otros familiares masculinos. Y es que el avance de las mujeres en todos los campos por la igualdad no se para nunca».

Por su parte, la Consellera de Igualtat, Mercedes Garrido, comenta que el libro «une lo mejor que tenemos en nuestra tierra: nuestro paisaje y las mujeres valientes y pioneras de Balears».

El volumen está dividido en dos partes muy diferenciadas, tanto en contenido como en concepto y varios apéndices. En la primera parte nos encontramos con unos apuntes históricos en los que se analizan instituciones emblemáticas como el GEM (Grup excursionista de Mallorca), la Federació Balear de Muntanyisme i Escalada, la Unió d’Excursionistes de Menorca y los Grups d’excursionistes i de muntanyisme a Eivissa i Formentera. Atención especial merecen, en esta primera parte dos nombres propios que han sido referentes en el tema de la mujer y el montañismo: Matilde Forteza, de Felanitx y la cubana de padre mallorquín Amelia Miró Valdés. La primera, junto a su marido Josep Forteza, fueron considerados como una institución en la primera mitad del siglo pasado en Mallorca. De hecho, Benigne Palos en las Crónicas del GEM de 1945 escribe: «Entra en acción la familia FORTEZA».

Ya en la segunda y más extensa parte del libro, que el autor titula Les entrevistes, encontramos la transcripción de más de treinta conversaciones con mujeres relacionadas con el excursionismo, el alpinismo y los deportes de montaña. Una de ellas, Angels Llobera Vicens, ha explicado a este diario que la afición le vino de muy pequeña: «Con apenas un año de vida, mis padres, que organizaban un campamento anual en Cala Murta con la Sección de montaña de Pollença, ya me llevaban con ellos, siempre que salían de excursión, que era prácticamente cada domingo» y añade: «Recuerdo que un verano fuimos, con mi padre, a los Pirineos». Sobre la importancia de la publicación, Àngels comenta que «era muy necesaria pues nos damos cuenta que, ya desde muchos años atrás, la mujer se ha involucrado en ese tipo de actividades, incluso cuando eran consideradas típicas de los hombres». Llobera, que entrena en la zona del Tomir, Galileu o Massanella, compite a nivel internacional y por eso, dice: «Mi visión es diferente de la de una aficionada, pues puedo considerarme una profesional de alto rendimiento».

Miquel Rayó ha escrito un libro sobre mujeres, excursiones y montañismo en Balears, editado por el Institut de la Dona. Jaume Gual

Para Neus Colom, otra de las personas entrevistadas por Rayó, este libro «será una manera de mostrar como las mujeres también tienen un lugar importante en este ámbito, nos hará más visibles», dice. Una frase que coincide literalmente con la de Cati Pol otra mujer penyalera, entrevistada en el volumen y que cree que el libro puede animar a otras mujeres a seguir por esta senda, nunca mejor dicho. Tanto Colom como Pol entraron en el excursionismo a través del ámbito familiar y de muy pequeñas. Ambas practican esa actividad de forma semanal pues les aporta el valor de estar en contacto con la naturaleza. Para Colom, la escalada, el rapel, el riesgo «son una metáfora de la vida, son como un estilo de vida, pues me ayudan a poder afrontar situaciones y a relativizar los problemas, al mismo tiempo que me conectan conmigo misma. Siempre encuentro el camino. Prácticamente mi círculo de amistades se mueve dentro del excursionismo, pues eso sí, lo practico en compañía, hacerlo sola me parece arriesgado».

Pol, por su parte, dice que cuando no puede salir a hacer montañismo, en verano, por el calor, le gusta bucear o mejor «mirar el fondo del mar con una careta», aclara. Ella es quien organiza, de forma anual, unas rutas por la Serra de Tramuntana, solo para mujeres, pero «desde hace dos años, esos encuentros, que duraban unos días, se han reducido a un paseo de un solo día, por la pandemia», añade.

La que fuera presidenta del GEM, Carme Vidal, piensa que nunca es tarde para iniciarse en el montañismo, ella lo hizo a los cuarenta y siete años, empujada por un amigo y le ha dado tiempo a aprender y disfrutar de los caminos de la Serra. «Entré poco a poco, fue duro, pues los que venían conmigo eran más expertos y tenían mejor forma física. Pero después he podido hacer lo que ellos. De todas maneras, en Mallorca hay zonas complicadas. Una cosa es el senderismo, caminar, y otra hacer ruta de montaña. En el GR hay tramos realmente complicados que no deben hacerse sin equipo ni preparación. Por eso para los que pasa, que hay demasiados rescates. En Mallorca, la montaña es difícil».

Muchas de las mujeres que aparecen en el libro han querido salir fuera de las islas para probar cómo son las montañas y los parajes de otros países. Muchas de ellas han viajado a lugares montañosos de países como Suiza, Francia, Estados Unidos, Argentina, Sudáfrica, Indonesia o Marruecos para escalar y, como afirma Neus Colom, «para conocer otras culturas».

En el capítulo de agradecimientos, Miquel Rayó, aparte de citar el buen trabajo de diseño del Estudio Toni Bauzà, no se olvida del autor de la fotografía de la portada, Jaume Gual. Para Rayó, «desde el primer momento, cuando vi la foto, pensé que esa era la mejor ilustración para la portada, pues muestra a dos mujeres, escalando y sin grandes fondos de paisajes espectaculares, aquí las protagonistas son ellas, no el entorno». Y es que ya en las solapas del volumen, antes incluso de empezar a leer, nos damos cuenta de que las protagonistas son las personas que aparecen citadas y documentadas en su interior, todas mujeres. Así, con solo tres pequeñas frases, el autor y diseñadores nos marcan lo prioritario. Veamos: «A mi em feia gran il·lusió el sentir-me penyalera» (Maria Antònia Salvà a Entre el record i l’enorança), «Que nunca falte una montaña en tus sueños» (Míriam García Pascual en Bájame una estrella) y «He caminat fins a sortir del cos i entrar a la muntanya» (Nan Shepherd en La muntanya viva).

Compartir el artículo

stats