Explotación laboral

Detenido el dueño de un bar en Son Roca por esclavizar a sus empleados

Los trabajadores hacían jornadas de 17 horas diarias sin contrato ni días de libranza ni vacaciones

13.08.2017 | 10:27
Agentes de la Policía Nacional durante la inspección al estableicmiento de Son Roca.

Jornadas laborales de 17 horas, sin firmar contrato alguno ni días de libranza ni derecho a vacaciones. Los empleados de un bar restaurante del barrio palmesano de Son Roca trabajan sometidos a un régimen de auténtica esclavitud. La Policía Nacional detuvo al propietario del establecimiento por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores.

La investigación de los agentes de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsificación (UCRIF) de la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional se inició tras recibir la denuncia de un extrabajador de este bar-restaurante. Las condiciones laborales reflejadas por el denunciante eran tan abusivas que rayaban la esclavitud.

Al tener conocimiento de este caso desesperado, los investigadores de la UCRIF recabaron los testimonios de otros extrabajadores de dicho establecimiento de Son Roca. Los testimonios de estas personas eran coincidentes con los del primer denunciante.

'Operación Hunter'

A continuación, los policías activaron la 'Operación Hunter'. El propietario de este bar-restaurante se aprovechaba de la situación desesperada de su personal para explotar a sus trabajadores y someterlos a unas condiciones vejatorias y humillantes. Los empleados necesitaban unos ingresos mínimos para poder subsistir y sobre ellos pendía siempre la amenaza de ser despedidos.

Estas condiciones abusivas consistían, en principio, en realizar una jornada laboral de doce horas diarias, que fácilmente se podía prolongar hasta las 17. El trabajo se extendía durante los siete días de la semana sin disfrutar de ningún día de descanso. Tampoco había firmado con ellos ningún contrato laboral. La hora trabajada se la abonaba a tres euros y medio y les descontaba del sueldo las consumiciones o lo que comían para subsistir en el tajo.

Las víctimas hacían funciones de camareros, cocineros, limpieza o bien labores de mantenimiento. Se dio la circunstancia de que durante la inspección del establecimiento por vulnerar los derechos de los trabajadores, los policías encontraron en las inmediaciones del restaurante numerosos paquetes que contenían hachís y marihuana listos para la venta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine