La Guardia Civil pide colaboración para hallar a un asesino de Eivissa

Los investigadores creen que el presunto autor del crimen de Rilma Liliana huyó a Marruecos, pero podría estar en España o Rumanía

05.12.2015 | 00:18
Imagen difundida de Hicham Douh, el presunto asesino de Rilma Lliana Velásquez.

La Guardia Civil pide la colaboración ciudadana para localizar al presunto asesino de Rilma Liliana Velásquez, la mujer boliviana que fue hallada muerta en su casa de Sant Antoni de Portmany el pasado 15 de junio, víctima de un violento crimen.

Los investigadores del Instituto Armado identificaron como presunto autor del asesinato de Rilma Liliana a Hicham Douh, un hombre de 41 años y nacionalidad marroquí. Las pesquisas de los agentes enccargados del caso apuntan a que el principal sospechoso pudo huir de Eivissa el mismo día del crimen y refugiarse en casa de sus padres en Marruecos.

En un comunicado, la Guardia Civil informó ayer de que aunque su último paradero conocido era Marruecos. No obstante, de acuerdo con las últimas pesquisas, se sospecha de que ahora pudiera encontrarse residiendo en estos momento en cualquir lugar de "España, Rumanía u otro país de Europa".

Por ello, además de haber emitido la correspondiente orden de detención internacional contra él, el instituto armado ha solicitado expresamente la colaboración de la ciudadanía para poder localizarle. En este sentido, la Guardia Civil ha facilitado dos números de teléfono en los que las personas que tengan alguna información al respecto que pueda ayudar a localizar su paradero la puedan comunicar: 062 o 971 774 100.

Desde el instituto armado destacaron que el crimen de Rilma Liliana Velásquez fue "una acción de gran violencia" empleada por el asesino en el que la víctima no tuvo posibilidad alguna de defensa.

El pasado 15 de junio, la mujer fue encontrada muerta en el interior de su vivienda de la calle del Mar de Sant Antoni de Portmany por su pareja, que avisó de inmediato a la Policía Local. La víctima, que llevaba varias horas muerta, había sido degollada.

En un primer momento, agentes de la Guardia Civil llegados expresamente desde Mallorca detuvieron al novio de la víctima. Si bien al final los agentes de la Policía Judicial del instituto armado de Eivissa lo dejaron en libertad, al encontrar pruebas que acreditaban su inocencia. Entre ellas destacaba el posicionamiento de su teléfono móvil, que no coincidía con el de la víctima y le situaba muy lejos de la escena del crimen.

La investigación siguió su curso y apuntó a que un posible robo fallido pudo ser la causa del crimen. En esta línea, los agentes detuvieron en septiembre a una mujer por su presunta implicación en el asesinato, que era además la pareja del supuesto autor del mismo. Al parecer, en el coche de este individuo un perro especializado en detectar rastros humanos descubrió olor del cuerpo de la víctima, en concreto en la llave, en una puerta y en la palanca de cambios.

Según las circunstancias que ha reconstruido la Guardia Civil, Rilma debía estar la tarde del 15 de junio en el piso con su novio cuando la arrestada, Ramona B., que luego quedó en libertad imputada como cooperadora necesaria, le llamó para que acudiera a Eivissa por algún asunto relacionado con el tráfico de drogas.

Intento de robo

El objetivo era, supuestamente, dejar vía libre al marroquí para robar en la casa, pues creían que Rilma también estaría fuera de la vivienda por una entrevista de trabajo que tenía concertada.

Pero cuando supuestamente Hicham Douh llegó, ella seguía en la vivienda. El presunto autor forzó la puerta y la abrió de golpe, de forma que la víctima sufrió un fuerte impacto en la cabeza. Después, lo que al parecer pretendía ser un robo, se convirtió en un violento crimen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine