Tribunales

Juzgan a un hombre por tener sexo varias veces con una niña de 12 años

El acusado alegó que no sabía la edad de la víctima y dijo que mantuvieron una relación de 2006 a 2010

14.10.2015 | 01:09
El imputado, de 38 años, ayer durante el juicio celebrado en la Audiencia de Palma.

La Audiencia de Palma juzgó ayer a un hombre por haber tenido sexo en reiteradas ocasiones con una niña desde que esta tenía 12 años y hasta que cumplió 17. entre 2005 y 2010, en la isla. El acusado, que ahora cuenta con 38 años, alegó ayer ante la sala que desconocía la edad de la víctima, ya que ella nunca le dijo cuántos años tenía. El sospechoso aseguró que ambos mantuvieron una relación estable a partir de 2006, cuando la menor ya tenía 13 años. "Éramos una pareja clandestina. Nos escondíamos un poco porque yo tenía novia. Los dos estábamos bastante enamorados, pero yo no quería dejar a mi novia. La relación fue de 2006 a 2010. En 2009 me casé con mi novia. Durante esa relación, ella tuvo varios novios", apuntó el imputado.

Sin embargo, la perjudicada recordó que, con 12 años, al terminar el verano de 2005, el joven, que entonces tenía 28, se acercó a ella "más íntimamente". Según su versión, le pidió que le diera un beso y que le tocara sus genitales. "Él me llevó la mano a sus partes. Me sujetaba la mano y me la movía", manifestó la joven. "Yo estaba muy insegura, no sabía si aquello era correcto", añadió.

La víctima explicó también que en esas fechas el acusado la llevó en coche hasta una calle apartada y allí le pidió que le practicara una felación. "Me llevó la cabeza con la mano. Yo no decía nada, no quería quedar como una tonta, no quería caerle mal", apuntó la muchacha, quien accedió a su proposición.

Poco después, en otoño de 2005, cuando la niña aún contaba con 12 años, fue llevada en coche a otro descampado. Según la versión de la víctima, el imputado la desnudó completamente e intentó mantener sexo completo con ella en la parte trasera del vehículo pero no pudo. Después, la acompañó a casa.

El hombre ayer negó tajantemente ante la sección primera estos episodios sexuales del año 2005. "No es cierto que ella me hiciera una felación ni que intentáramos tener una relación sexual completa", destacó. Si bien las versiones de ambos son coincidentes a partir de febrero de 2006, cuando la menor, ya con 13 años, y el sospechoso empezaron a tener relaciones sexuales continuas, la mayoría de veces en el coche y en descampados.

"Yo hacía lo que él me decía. Pretendía gustarle. No sé por qué. Él nunca fue agresivo. Me trataba bien. La iniciativa siempre era de él. Yo me dejaba llevar. Me ilusioné un poco. No sé si una niña se puede enamorar. No recuerdo haberle dicho la edad que yo tenía. Tampoco sabía la suya", indicó la joven, quien reconoció que tuvo un novio de los 14 a 16 años.

Sorprendidos en 2010

La víctima detalló que su madre descubrió los hechos en 2010 cuando ella tenía 17 años, ya que se mandaban muchos mensajes de teléfono. El acusado y la menor se conocían porque los padres de ambos eran amigos y luego establecieron una relación laboral. El sospechoso era socio, junto con los progenitores de la niña, de una empresa de alquiler de coches. En las oficinas del negocio fue donde el hombre empezó a aproximarse a la víctima, quien acudía en verano para ayudar a sus padres. La madre de la perjudicada subrayó que el joven conocía a la niña desde que ella era un bebé, con un año, porque veraneaban en la misma finca que su abuela y allí coincidían todos. También relató que las dos familias habían viajado juntas, incluso a esquiar.

El imputado insistió en que la relación con la menor empezó en 2006 y duró hasta 2010. "Yo tenía entonces, en 2006, 27 o 28 años. Había diferencia de edad con ella, pero no se notaba tanto. Era una chica alta, exuberante, muy guapa. No era una niña. A mí no me gustan las niñas", aclaró el hombre. "Yo no sabía su edad. Era una mujer guapísima. Cuando me fijé en ella, no era una niña", recalcó.

Como consecuencia de los abusos padecidos, la menor empezó a autolesionarse. Se hacía cortes en los brazos, las caderas. "Me aliviaba el dolor que sentía", detalló.

La fiscal y la acusación particular pidieron ayer una pena de nueve años de prisión para el sospechoso por un delito continuado de abusos sexuales. La defensa solicitó su absolución y, alternativamente, propuso que se apreciara la atenuante de dilaciones indebidas y la de cuasi prescripción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine