Derrumbe mortal

Los allegados se despiden de las víctimas a través de las redes sociales

Uno de los fallecidos insistía a sus amigos en que "hay que disfrutar de la vida", el otro quería jubilarse en breve

23.09.2015 | 01:25

La bandolera de un obrero cuelga de uno de los puntales junto a la zona del accidente. Casi nadie se ha acercado desde ayer al punto donde una placa de 50 toneladas de hormigón se desplomó y arrastró consigo las vidas de Manuel A. Q., de 31 años, y José G. M., de 56. Solo los técnicos, policías y propietarios del hotel en construcción entraron ayer a la zona del accidente, donde la maquinaria pesada siguió parada.

Mientras la obra continuaba en silencio, las redes sociales rindieron homenaje a los fallecidos. El muro de Facebook de Manuel A. Q. ayer se llenó de comentarios y fotografías del difunto. Sus allegados destacaron de él que era un buen amigo y padre (tenía una hija de 6 años y se había casado hace poco tiempo) y enviaron el pésame a la familia.

Quienes también le conocían eran los trabajadores del bar más cercano a la obra. En la Cafetería Las Torres, situada en la calle de los Trobadors, todavía no habían asimilado lo sucedido. "Durante los últimos tres o cuatro meses venían cada día a desayunar, a comer, a tomar el café y a beber algo al salir de la obra", explicaba Conchi, una de las empleadas.

Omar, otro de los trabajadores, mantenía una relación de amistad con Manuel. El domingo –el día antes del siniestro– mantuvieron una conversación por Whatsapp en la que Manuel le instaba a "disfrutar de la vida". "Hay que descansar, ¿no? No va a ser solo trabajar" fueron las últimas palabras que le envió Manuel en forma de audio.

"Era un chico encantador. Le gustaban muchos las motos y solía irse pronto a casa para estar con su mujer y su hija", recuerdan los empleados de la cafetería. De José G. M. aseguran que a menudo recordaba que tenía muchas ganas de jubilarse y dejar la obra.

A las puertas del solar donde se levanta el hotel el ambiente era muy diferente al de ayer. La calle volvía a estar abierta al tráfico y el cordón policial estaba tirado por el suelo, mientras los medios de comunicación –muchos menos que el lunes– seguían desde la calle el trabajo de los técnicos que revisaban la obra.

El Parlament balear rindió ayer un homenaje a los dos difuntos al principio del inicio del pleno. Los diputados guardaron un minuto de silencio en recuerdo de los dos encofradores. El sindicato USO se unió a CC OO y UGT y lamentó la muerte de Manuel y José mientras estaban trabajando. También exigieron la apertura de una investigación para aclarar las causas y los responsables del accidente laboral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine