Juicio por grabar a una empleada en el baño con un bolígrafo cámara en Palma

El acusado, que se enfrenta a cuatro años de cárcel, alega que las filmaciones eran para descubrir al autor de unos robos en la oficina

31.01.2013 | 06:50

El exgerente de una asociación deportiva fue juzgado ayer en Palma por grabar a una empleada en el baño utilizando un bolígrafo que llevaba una cámara incorporada. El sospechoso, de 35 años, alegó ante la sala que las filmaciones tenían como objetivo descubrir al autor de una serie de robos en el local de la entidad, versión a la que la Policía no dio credibilidad porque la cámara solo enfocaba al inodoro. La víctima, por su parte, aseguró que tras descubrir que había sido grabada precisó asistencia psicológica y padece secuelas. La fiscalía y la acusación particular reclaman cuatro años de cárcel para el acusado por un delito de descubrimiento de secretos.
Los hechos se remontan a principios del año 2009, cuando el acusado era el gerente de una asociación en la que trabajaba la víctima. La mujer descubrió lo que parecía ser un bolígrafo en el cuarto de baño y poco después comprobó que se trataba de un aparato de grabación y que su jefe lo tenía conectado al ordenador. Al sospechar que podía tratarse de una cámara oculta, acudió a la Policía y denunció los hechos. Los agentes encargados del caso abrieron una investigación y arrestaron al sospechoso tras comprobar que tenía grabaciones en las que la mujer aparecía semidesnuda en el retrete.
El acusado, como hizo tras ser detenido en abril de aquel año, negó ayer durante el juicio que aquellas grabaciones tuvieran como objetivo filmar a la trabajadora en el baño. Según explicaron fuentes jurídicas, el sospechoso aseguró que tras sufrir una serie de robos en el local de la asociación decidió instalar una cámara oculta para comprobar si, como creía, la autora de esos hurtos era la mujer de la limpieza.
La víctima explicó a la sala que descubrió el bolígrafo en el cuarto de baño y que en un primer momento no sospechó nada. Sin embargo, cuando advirtió que se trataba de un artilugio que estaba conectado al ordenador de su jefe comenzó a pensar que la había grabado en el retrete. La víctima señaló además que a raíz de aquellos hechos tuvo que recibir asistencia psicológica. Los expertos que la atendieron confirmaron que la joven padeció un síndrome ansioso depresivo que le dejó secuelas.
Los agentes de la Policía Nacional que investigaron el caso explicaron que tuvieron que recuperar los vídeos del bolígrafo con un programa informático. Según contaron, en todas las filmaciones se veía a la víctima en el retrete y justo después al sospechoso recogiendo y apagando el artilugio. Los policías descartaron que el objetivo de las filmaciones fuera esclarecer unos robos porque la cámara siempre enfocaba al inodoro.
Tanto la fiscalía como el abogado de la acusación particular solicitaron cuatro años de prisión para el acusado por un delito de descubrimiento de secretos, así como el pago de una multa y que indemnice a la víctima con 73.000 euros por los perjuicios que le ocasionó.

Sucesos

Desprecinto de los ordenadores

El magistrado del juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Palma ha autorizado el...

Piden ocho años por violar a una mujer inconsciente en Inca

El acusado habría abusado de la víctima en un pub aprovechando que estaba desvanecida en un sofá

Prohíben acercarse al centro de Palma a una ´clavelera´ que robó 1.000 euros

La acusada, con varios antecedentes, abordó a un turista suizo en la zona de s'Hort del Rei y fue...

Un hombre de 63 años muere al volcar un coche entre Felanitx y Manacor

La Guardia Civil investiga el fallecimiento de una joven al ser arrollada en la carretera de Sóller

´A Malén le pasó algo malo y pido al que la cogió que la deje descansar en paz´

´A Malén le pasó algo malo y pido al que la cogió que la deje descansar en paz´

"El primer día ya sabía que no la iba a volver a ver. Todo fue muy exacto. Extremadamente preciso"

Enlaces recomendados: Premios Cine