El tripartito de Cort retira el crucifijo del salón de plenos y traslada el busto del Rey

La figura del monarca ha sido desplazada a un lateral junto con las banderas - El espacio ocupado por el dosel que presidía la sala ha sido ocupado por ocho hijos ilustres, entre los que se incluye el exalcalde de la ciudad Emili Darder

19.11.2015 | 02:45
El tripartito de Cort retira el crucifijo del salón de plenos y traslada el busto del Rey

 Mayordomía asume la imagen

  • El crucifico que ha sido retirado del salón de plenos de Cort, obra de Tomás Vila, fue colocado en 1938. Desde ayer ha sido reubicada en la antigua dependencia de mayordomía, situada junto a la escalera monumental que une el zaguán de Cort con el piso noble. El dosel ha sido guardado también en esta dependencia sobre un armario.  
    Con anterioridad a la colocación del crucifijo, en 1809, según el cronista de la ciudad, Bartolomé Bestard, fue confeccionado el dosel de terciopelo rojo coronado por el escudo de la ciudad y flanqueado por los escudos de Inca y Manacor, de dimensiones más reducidas.
    Este elemento fue colocado en la ubicación que ocupó hasta ayer,  a partir de 1902, a raíz de la decoración del salón de sesiones encargada al entonces cronista de la ciudad Benet Pons i Fàbregues. En esta época bajo el dosel se colocó un retrato del entonces rey de España, Alfonso XIII. El retrato del exmonarca fue retirado y sustituido por otro que representaba a la República, obra que se conserva en el museo de la ciudad ubicado en el castillo de Bellver. Tras el golpe militar del 18 de julio, se colocó un busto del dictador Francisco Franco y, sobre él, el crucifijo ahora retirado. El busto de Franco fue sustituido por el del rey Juan Carlos I y el año pasado, tras su abdicación, por el de Felipe VI, obra de Marco A. Dueñas.

El pacto de izquierdas de Cort ha optado por la política de hechos consumados por lo que respecta a la "remodelación" del salón de plenos. Ha retirado el dosel que presidía la sala desde 1902 y el crucifijo colocado en 1938 y ha desplazado el busto del rey Felipe VI a un lateral de la sala, situado justo encima de las banderas y del aparato de aire acondicionado.

En su lugar, se han colocado los retratos de ocho hijos ilustres, completando de esta forma "el entapizado" de las paredes de la sala. Según explicó el concejal de Cultura, Patrimonio y Memoria Histórica, Miquel Perelló, la "remodelación" responde a un encargo que hizo a su departamento el equipo de gobierno municipal. Los técnicos del Cultura, incluyendo el cronista de la ciudad, Bartomeu Bestard, presentaron una propuesta "de aproximadamente" 20 nombres de hijos ilustres para colocar en el frontispicio del salón de plenos y el equipo de gobierno escogió ocho.

Según Perelló, los hijos ilustres seleccionados representan distintos ámbitos de la sociedad civil, del mundo de al cultura, de las letras y de la política. De esta forma, de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha se han colocado los retratos de Gabriel Alomar i Villalonga, ensayista, poeta y político; el médico y exalcalde de Palma Emili Darder Cànoves; el ideólogo, periodista, narrador y poeta, Miquel dels Sants Oliver; la poetisa Manuela de los Herreros i Sorá; el lingüísta y editor, Francesc de Borja Moll Casanovas; la escritora Maria Antònia Salvà; el urbanista y político, Guillem Forteza i Pinya, y el ingeniero Eusebio Estada.

La "remodelación" según el concejal Perelló, responde al acuerdo programático del pacto de gobierno firmado entre el PSOE, Més y Som Palma en el que se establece que se va a dar un "impulso al laicismo en las instituciones públicas reconociendo y respetando la diversidad religiosa". Al respeto, recordó que el salón de sesiones es un espacio institucional en el que, además de los actos de carácter político y administrativo como la celebración de los plenos, también se utiliza, por ejemplo, para ceremonias de bodas civiles.

En relación al traslado del busto del Rey a un lateral, Perelló consideró que, con esta decisión, no solo no se menosprecia la figura del monarca, sino que se le asigna un lugar "institucional" en el salón de plenos más acorde y más visible, puesto que se sitúa sobre las banderas.

En los próximos días se procederá al embellecimiento del aparato de aire acondicionado situado justo debajo del busto del Rey y se decidirá qué cuadro de hijo ilustre se coloca en el rincón que queda libre justo encima del busto.

"Normalidad", según Hila

Por su parte, el alcalde, José Hila, restó importancia ayer a la polémica suscitada por la retirada del crucifijo del salón de sesiones" y manifestó que "esta decisión entra dentro de la normalidad. Basta atravesar la calle e ir al Parlament y comprobar que en su salón de sesiones no hay ningún símbolo religioso".

La reacción de la oposición no se hizo esperar. La portavoz del PP en Cort, Margalida Durán, rechazó la retirada del crucifijo porque "estaba bien dónde estaba" y lamentó el traslado a un lateral del busto del Rey, agradeciendo irónicamente "que no lo hayan puesto directamente encima del aire acondicionado".

También se quejó de que los cambios se hubieran hecho sin consenso con los grupos de la oposición y se preguntó por el papel del PSOE afimando que "el alcalde Hila está haciendo el trabajo a Antoni Noguera para que, cuando asuma la alcaldía, presida el salón de plenos Emili Darder".

Por su parte, el grupo municipal Ciudadanos manifestó su "indignación" por la reubicación del busto del Rey y la retirada del dosel. Para el portavoz de este grupo municipal, Josep Lluis Bauzá, "es vergonzoso que el salón de plenos no esté presidido por una representación del jefe del Estado". Calificó la descision como una muestra más "del sectarismo con el que actúa el equipo de gobierno".

Imagen que presentaba hasta ayer, antes de la remodelación, el salón de plenos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine