Memoria histórica

Salinas: "La Iglesia no tiene nada que decir sobre la supresión del monolito de sa Feixina"

El obispo de Mallorca señala que la cruz y el altar del monumento "responden a una época y no tienen ninguna significación como elemento de culto"

20.10.2015 | 01:38
El monumento con la gran cruz en una de sus caras.

Trucos y recomendaciones

  • El PP redacta la petición que presentará al Consell

    El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Palma está redactando la solicitud que van a presentar esta misma semana a la comisión del Patrimonio del Consell de Mallorca, con el fin de que se inicie un expediente de protección, con su posible declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) o como Bien Catalogado del monumento de sa Feixina dedicado a los fallecidos en el hundimiento del crucero Baleares.La portavoz de este partido en Cort, Margalida Durán, explicó que, si bien en principio la petición era del grupo municipal conservador, probablemente finalmente la harán conjuntamente con el grupo de consellers  del PP. Cabe la posibilidad de que también se adhieran otras entidades o asociaciones, puesto que algunas de ellas  se han dirigido, según Durán, al grupo popular interesándose por la iniciativa y por la posibilidad de que también se presente la solicitud a su nombre. Si bien no hay fecha para su presentación, en principio la petición se realizará esta semana, probablemente el próximo jueves.

El obispo de Mallorca, Javier Salinas, afirmó ayer que la Iglesia "no tiene nada que decir" sobre la supresión o el mantenimiento del monumento erigido en sa Feixina en recuerdo a los fallecidos en el hundimiento del crucero Baleares.
A preguntas de este periódico Salinas manifestó que el monolito "es un elemento que se enmarca en la ornamentación pública, que responde a una historia y que, legítimamente, quien lo puso, que es el Ayuntamiento, ahora lo quiere quitar, por lo que, nosotros –como institución eclesiástica– no tenemos nada que decir al respecto".
El hecho de que el monumento lleve incorporada en una de sus caras una gran cruz católica no supone para monseñor Salinas que su supresión constituya una "actitud contraria a la iglesia". Explicó que "habitualmente en estos edificios conmemorativos se colocaban cruces", por lo que su supresión "no significa necesariamente que suponga una actitud contraria a la iglesia".
El Obispo enmarca la supresión del monumento en el contexto de "una revisión que se quiere hacer de la decoración pública y quienes gobiernan consideran que ya corresponde a otra época y quieren quitarlo".
En relación al hecho de que el monumento incorpora también un altar en el que, al menos el día de la inauguración del monolito en un acto en el que asistió exdictador Francisco Franco se ofició misa, Salinas insistió en que este hecho se debe enmarcar en su contexto. "En su momento tuvo su significado, pero ahora no se dice misa ni se realiza ningún acto de culto porque, lógicamente el monumento tiene otro significado no religioso", manifestó.

Dicho lo anterior, Salinas insistió en que, desde su punto de vista, "no tengo nada que decir" sobre la decisión que se adopte en relación al monumento.
Precisamente el alcalde, José Hila, al término de la visita protocolaria realizada ayer al Obispo, se pronunció en la misma línea que el teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Memoria Histórica, Antoni Noguera, en relación a la negativa de realizar una consulta popular para que los ciudadanos decidan i se derriba o se mantiene el memorial al Balerares.
La petición ha sido formulada por ARCA y secundada por los grupos municipales del PP y Ciudadanos.
Para Hila, se trata de una cuestión cerrada por el equipo de gobierno de Cort, que lleva en su programa la supresión del monolito, por lo que solo le resta cumplir con este compromiso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine