Blog 
Jugando entre líneas
RSS - Blog de Jugando entre líneas

Sobre este blog de Deportes

Los aspectos más llamativos de la Eurocopa tendrán cabida en este blog, en el que se abordará el torneo desde el punto de vista de las vertientes más curiosas y también del lado extradeportivo de 30 días de competición. Un repaso a las otras noticias que deja un torneo que es algo más que fútbol.


Archivo

  • 01
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Todos con Islandia

    Definitivamente la selección islandesa ha caído en gracia en esta Eurocopa. Al igual que existen equipos de fútbol que caen mejor que otros, lo mismo ocurre con los s nacionales. Y el conjunto escandinavo ha conseguido en estas semanas de competición en el torneo continental despertar las simpatías de la Europa futbolística.

    Las razones son muchas, pero el hecho de que una selección que representa a un país de poco más de 300.000 habitantes esté clasificado para los cuartos de final resulta ya de por sí un motivo suficiente para admirar a un conjunto que fue capaz de superar con nota la fase de grupos y que en octavos de final eliminó a la mismísima Inglaterra. Todo un hito para un equipo que jamás había disputado un gran torneo continental –es el país más pequeño que jamás ha disputado una fase final de una gran competición de selecciones- y que en Francia se ha convertido en la mayor sorpresa del torneo.

    Todos con Islandia

    Los jugadores de Islandia celebran su victoria sobre Inglaterra.

    Sin practicar un juego espectacular ni refinado, sino más bien rudimentario pero repleto de fe que bebe de la tradición del fútbol británico, el conjunto islandés ha destacado por la solidaridad de sus jugadores, proletarios del fútbol que durante la temporada forman parte de la plantilla de equipos menores de ligas de segunda fila –la mayoría juegan en equipos de los campeonatos sueco, noruego o danés, pero ninguno lo hace en Islandia, donde no hay liga profesional. Pese a que al principio de la Eurocopa nadie parecía dar un duro por ellos, los islandeses han demostrado ser capaces de todo, gracias fundamentalmente a su capacidad para jugar como un bloque sólido, compacto, con espíritu de lucha y sacrificio y sin complejos.

    También en el banquillo el conjunto islandés es un equipo peculiar. Y es que la selección escandinava cuenta con dos entrenadores. Por una parte está el islandés Heimir Hallgrimsson, que aporta el conocimiento del país y de la idiosincrasia de los jugadores. Cuando no está entrenando a la selección, este técnico atiende a sus pacientes en la clínica dental donde trabaja. Por otra parte, está el sueco Lars Lagerbäck, gran conocedor del fútbol internacional por su pasado como entrenador de Suecia y que se complementa a la perfección con Hallgrimsson, a quien dejará solo al frente de la selección cuando finalice esta Eurocopa.

    Todos con Islandia

    Heimir Hallgrimsson y Lars Lagerbäck, entrenadores de Islandia.

    No menos destacable y otro motivo que explica la simpatía que despiertan los islandeses es su afición. Unos 30.000 hinchas nórdicos, un 10% de la población del país, se han desplazado a tierras francesas para animar a su selección. En un ambiente familiar, lleno de pasión y muy alejado de los ultras violentos que empañaron los inicios de la Eurocopa, estos aficionados han destacado por su alegría y sus cánticos, entre los que destaca el grito con el que emulan el aullido que precedía el ataque de los barcos vikingos. Recuerda, en parte, a la ‘haka’ de la selección de rugby de Nueva Zelanda, tanto por el efecto revulsivo que causa a sus jugadores como por el impacto que provoca entre sus rivales.

    Este domingo, los cánticos islandeses volverán a retronar en París en la previa del partido que enfrentará al combinado escandinavo con la selección francesa. Es el nuevo objetivo de los nórdicos, apear al anfitrión de su torneo y continuar haciendo historia. Para ello, tendrán detrás a todo un país que ahora mismo solo tiene una preocupación: el estado de salud de su comentarista futbolístico estrella, Gudmundur Benediktsson, que en el partido de octavos contra Inglaterra llegó a perder completamente la voz víctima del éxtasis. Fue sin duda el mejor reflejo de un país que ha contagiado su ilusión y ha sabido cautivar a toda la Europa futbolística.

     

    Albert Bretcha

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook