Blog 
El Análisis
RSS - Blog de Alejandro Vidal

Sobre este blog de Deportes

Un espacio en el que analizar todo lo relacionado con el RCD Mallorca: fichajes, encuentros, jugadores, temas institucionales, etcétera.


Archivo

  • 26
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No se puede pedir más

    La importancia de haber encadenado tres victorias no radica exclusivamente en haber abandonado los puestos de descenso, sino en la dificultad que encierra sumar nueve de nueve con una plantilla de la que, a punto de cubrir el primer tercio del campeonato, no da mucho más de sí misma.


    El Mallorca hizo tan poco como su rival para ganar. Tuvo que ser de penalti, que también vale, después de una hora de nada, seguidos de treinta minutos amurallado y sin inspiración para noquear al contragolpe, al contrario de lo que hizo en Palamós frente al Llagostera. Así que, triunfo aparte, nos refugiamos en la seriedad defensiva de Kasim y Bigas, que ha mejorado a Gulan, y la faena a destajo de un Joao Víctor que, jornada tras jornada, no sólo se adivina imprescindible, sino más próximo al que fue antes de su grave lesión.


    Al Sabadell le bastó con maniatar a Marco Asensio, ayer nervioso e impreciso, para limitar el poder ofensivo de los locales, minimizado a su vez por el ansia de Pereira, individualista y reiterativo. Karpin acertó nuevamente en los cambios, tras confiar inicialmente en los mismos que golearon al Llagostera.


    Arana dejó detalles de su calidad y apunta a titular si le dejan las lesiones, mientras que Scepovic ofreció mejores sensaciones y provocó, en suma, el máximo castigo que propició el éxito. Y cuando todo acaba bien, bien está. No se puede pedir más.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook