Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate educativo y social

Vuelta al cole: ¿es bueno preguntar a los niños y las niñas dónde han estado de vacaciones?

Maestras y responsables de organizaciones infantiles apoyan el tuit viral de una psicopedagoga aconsejado a los docentes que eviten la típica pregunta para evitar agravios comparativos con el alumnado más desfavorecidos

Un niño comenta los recuerdos de sus vacaciones en un cuaderno de verano.

“Consejo al profesorado para la vuelta al cole: no pidáis a vuestro alumnado que cuente sus vacaciones. Probablemente algún niño o niña no hayan podido ni salir de su barrio y es horrible escuchar cómo tus compañeros han tenido un formidable verano”.

Silvia Pastor, psicopedagoga y trabajadora en una organización no gubernamental de ayuda a la infancia, escribió esta reflexión en su perfil personal de Twitter a mitad de agosto. Con apenas 700 seguidores en su cuenta, estaba convencida de que su recomendación, un desahogo personal, no tendría mayores consecuencias. Sin embargo, se convirtió en viral, con una avalancha de comentarios a favor y en contra.

El primer día de cole está a la vuelta de la esquina. Y en muchas aulas, sobre todo infantil y primeros cursos de primaria, la pregunta sobre las vacaciones es un clásico. Sus defensores alegan que es algo inocente que se ha hecho toda la vida, una manera de que los más pequeños aprendan a expresarse y a hablar en público. Sin embargo, Pastor pide ponerse en la piel de los niños y las niñas con severos problemas económicos en sus hogares -especialmente tras la pandemia- que no han podido ni salir de sus casas. “Ese niño se siente mal, solo y diferente. No comprende por qué sus compañeros han tenido vacaciones y él no”, explica a EL PERIÓDICO, diario perteneciente al mismo grupo de comunicación que este medio, la psicopedagoga, que recuerda que la escuela debe ser equitativa: todos los estudiantes son iguales con independencia de la cuenta corriente de sus progenitores.

Las voces más críticas con Pastor la acusan de elitismo económico porque, aseguran, invita a pensar que unas vacaciones en la playa o en otro país son mucho mejores que un simple veraneo en la casa de los abuelos. Sin embargo, Pastor deja claro que no se trata de eso. “Un viaje al extranjero puede ser igual de fantástico que estar en tu pueblo. De lo que hablo es que hay niños y niñas que no pueden ni ir al parque de debajo de su casa porque los padres trabajan todo el tiempo, por ejemplo. Hay casas en las que se rebaja la leche con agua para que llegue a todos. Hay otras casas en el que el padre puede ser un borracho. Deberíamos ser consciente de todas las realidades y no solo la nuestra. Lo que pido es más empatía y sensibilidad”, explica.

“Un viaje al extranjero puede ser igual de fantástico que estar en tu pueblo. De lo que hablo es que hay niños y niñas que no pueden ni ir al parque de debajo de su casa porque los padres trabajan todo el tiempo"

Silvia Pastor - Psicopedagoga

decoration

Pastor también ha recibido críticas por fomentar una generación de cristal a la que hay que proteger de cualquier atisbo de sufrimiento. “Hay mucha gente convencida de que los niños y las niñas tienen que ser más duros y más fuertes. No lo creo. La vida ya les hará duros y fuertes. Ahora solo son niños”, razona.

Elvira Fernández, profesora en el colegio público Mestre Martínez Alonso (Mos, Pontevedra), está completamente de acuerdo con los argumentos de la psicopedagoga. De hecho, ella jamás realiza esa “obsoleta” pregunta el primer día de cole. Tampoco lo hace después de las vacaciones de Navidad para que los alumnos y alumnas hablen de viajes y regalos de los Reyes Magos. “Es un acto discriminatorio. Les estás condicionando y muchos lo que hacen es mentir. Se inventan algo para no quedar mal”, reconoce. 

Mentir e inventarse las vacaciones

Tras recordar que la educación en las aulas debe ser “igualitaria, inclusiva y diversa”, la docente gallega invita los docentes a cambiar esa típica pregunta de las vacaciones por otras. Por ejemplo, qué libro han leído este verano, qué película han visto (ya sea en el cine o en casa) o si han estado en alguna biblioteca. “Si les haces hablar de las las vacaciones hay muchos niños que lo pasan mal y terminan inventado cosas. Tienen un sentimiento de pertenencia al grupo y no quieren ser diferentes”, concluye.

"Cambiemos la pregunta de las vacaciones por otras, como qué libro han leído o qué película han visto"

Elvira Fernández - Profesora

decoration

La realidad de las aulas, sin embargo, confirma que por más obsoleta que esté la pregunta, sigue siendo un clásico del primer día de cole. De hecho, muchos cuadernos veraniegos para repasar lengua, inglés y matemáticas, como el de la colección de Geronimo Stilton, terminan con varias páginas dedicadas a los recuerdos de vacaciones. En la primera, se invita a los niños a pegar postales, billetes de avión, o de barco.

Más de 742.000 niños y niñas menores de 18 años sufren carencias materiales severas en España, según el último informe de Save The Children

decoration

El panorama económico de España respalda los argumentos de la psicopedagoga Silvia Pastor y la maestra Elvira Fernández. Tras la crisis económica y social provocada por la pandemia, más de 742.000 niños y niñas menores de 18 años sufren carencias materiales severas. Entre ellas, por ejemplo, no poder comprar carne o pescado cada dos días o no poder irse de vacaciones. Así lo revela el último informe de Save the Children, de julio de 2021, a raíz de la última Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Teniendo en cuenta los tristes datos, Carmen del Moral, responsable de políticas de infancia de Save The Children, se muestra a favor de erradicar de las aulas la pregunta sobre las vacaciones, algo que puede afectar emocionalmente a los alumnos más vulnerables. La experta pide ampliar el debate y preguntar a las autoridades políticas por qué hay tantos niños y niñas que se quedan sin ocio durante su tiempo libre. 

Ocio inclusivo y asequible

“Necesitamos un ocio inclusivo y asequible. Y no solo en verano sino en el día a día. Los niños y las niñas tienen derecho no solo a la educación sino también al juego. Lo mismo pasa con las actividades extraescolares deportivas y culturales, que suelen estar dirigidas solo a aquellas familias que se lo pueden permitir. En España tenemos un problema de pobreza y desigualdad muy grave”, sentencia la portavoz de Save he Children.

Del Moral advierte que la pobreza infantil es una realidad en España aunque a veces cueste verla. “Es un problema con muchos rostros. Hay hogares en los que no se puede encender la calefacción por falta de dinero. Hay niños cuyos padres son trabajadores y pobres, y hay mesas en las que se sirve poca comida”.

“Respetemos más a los niños y las niñas. Hagamos de la escuela un espacio seguro e inclusivo. Huyamos de un sistema escolar segregador. Enseñemos valores”, concluye la portavoz de Save the Children.

Compartir el artículo

stats