Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Cuesta creer que haya un ancla romana donde se bañan un millón de turistas»

Félix Alarcón es el vecino que encuentra los tesoros en el fondo del mar. No es que los busque, pero su afición a bucear todos los días, sea verano o invierno, desde s’Arenal hasta Ses Fontanelles le llevó a toparse con un pecio que contenía cerca de 800 ánforas de los siglos III y IV. Ocurrió en 2019. Y tras el valioso hallazgo, ahora custodiado por Patrimonio del Consell, acaba de descubrir otro: un ancla romana de más de 1.700 años de antigüedad, cerca de 200 kilos y unos dos metros de punta a punta bajo el agua enfrente del Balneario 12. «Cuesta creer que haya un barco romano, ánforas o un ancla petrificada donde nadan un millón de personas, pero así es», afirma sobre la zona turística más importante de Mallorca, la Playa de Palma.

Compartir el artículo

stats