29 de junio de 2017
29.06.2017
Consejos

Cómo evitar los talones agrietados en verano

Si te da verguenza mostrar tus pies, aquí te damos cuatro claves para que los luzcas bonitos

04.07.2017 | 12:12
El calor del verano seca los pies agrietándolos.
Los pies son los grandes olvidados. Mientras al rostro le dedicamos la mayoría de los mimos, los pies siempre permanecen en un segundo plano, pero cuando llega el verano, es inevitable sacarlos. Y con el uso de sandalias y chanclas, los pies se secan y sobre todo l os talones se acaban agrietando. ¿Qué podemos hacer en este momento?

1. Una transición lenta. La piel seca o xerosis de los pies se hace frecuente cuando cambiamos el calzado de temporada. No se aconseja que los pies estén apretados y cerrados durante mucho tiempo, pero tampoco al aire libre en exceso o caminando largas horas. Deben evitarse las sandalias abiertas por la parte de atrás ya que provocan el que aparezcan grietas. Una buena opción es también alternar diferentes tipos de zapatos y no abusar de ninguno en concreto.

2. Cremas sí, pero que sean específicas para pies. Aunque parece una obviedad, muchas personas recurren a cualquier tipo de crema (corporal e incluso facial) para tratar la sequedad en los pies o bien las grietas en talones, como advierten los expertos de Twentynails. Tenemos que tener en cuenta que la piel no es igual en todas las zonas del cuerpo y los pies sufren numerosas fricciones en nuestro día a día que provocan asperezas o durezas con asiduidad.

3. Los remedios caseros siempre funcionan. Además de piedra pómez, que no puede faltar en ninguna ducha y más en verano, existen muchos elementos y productos naturales para combatir este problema. Por ejemplo, una mezcla de limón, agua de rosas, glicerina y bicarbonato de sodio, que actúa como exfoliante, es perfecta así como mascarillas de aceite de oliva virgen extra que deben permanecer un buen rato sobre nuestros pies (preferiblemente de noche) y bien cubiertos por una toalla o similar, única manera de que estos la absorban y la hidratación sea completa.

4. Lo que comes y bebes importa, y mucho. La piel requiere de elasticidad, que también se obtiene de una óptima alimentación en la que no deben faltar ácidos grasos como el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos, el aguacate, el salmón u otros pescados. También frutas y verduras por su aporte en vitaminas y minerales como el zinc, clave para la salud de nuestros pies, y sobre todo mucho agua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine