Suscríbete Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

El cuerpo hallado en un acantilado de Asturias no es el de Sandra Bermejo

La autopsia fue clave para saber a quién corresponde el cadáver en avanzado estado de descomposición que fue encontrado por un pescador en la zona en la que se busca a la joven desaparecida

Dispositivo desplegado en los acantilados en el entorno del Cabo Peñas. María Fuentes

Un pescador encontró este viernes por la mañana un cadáver en avanzado estado de descomposición en un pedrero, junto a un acantilado cercano al cabo Peñas, en Asturias, el lugar en el que se le perdió la pista el pasado 8 de noviembre a Sandra Bermejo, la joven psicóloga madrileña residente en Gijón de 32 años. Hasta este sábado la investigación estaba pendiente de la autopsia pero ya se puede concluir que no el cadáver no corresponde a la joven.

La Guardia Civil se hizo cargo del caso nada más que el pescador denunció el hallazgo al Servicio de Emergencias del Principado. Responsables del instituto armado avanzaron ayer sobre el terreno en el que fue hallado el cadáver que en los últimos meses se han registrado tres desaparecidos en la comarca de Avilés y que el cuerpo podría pertenecer "a cualquiera de ellos". Todo está abierto y máxime cuando, debido al avanzado estado de descomposición del cuerpo, era imposible precisar si el cadáver pertenece a un hombre o a una mujer. Las pertinentes pruebas arrojarán luz en los próximos días.

Además de la joven Sandra Bermejo, se le perdió la pista desde el pasado octubre a la avilesina María del Carmen Sánchez, de 72 años, que falta de su domicilio desde finales de ese mes, y a José Manuel Pérez García, de 58 años, que fue visto por última vez en el concejo de Corvera a finales del pasado mes de noviembre.

La Policía Local de Gozón apoyó a los agentes de la Guardia Civil desplazados al acantilado. Algunos de ellos habían bajado al lugar donde estaba el cuerpo para tratar de rescatarlo por tierra, pero la subida de la marea imposibilitó la tarea y atrapó a los guardias. Posteriormente, un helicóptero del Servicio de Emergencias del Principado rescató a los agentes de la Benemérita, evacuó el cuerpo desde el aire y lo trasladó hasta su base en Gijón. Estos restos fueron llevados seguidamente al Instituto de Medicina Legal de Oviedo, donde se practicará la autopsia que determinará a quién corresponden.

El cadáver fue localizado a poco más de un kilómetro de donde se le perdió la pista a Sandra Bermejo, que aparcó su coche hace 45 días en el estacionamiento público del cabo Peñas. Los efectivos que buscan en la zona algún indicio sobre qué le pudo pasar a Bermejo se movilizaron ante el hallazgo de estos restos humanos con la primera presunción de que pudiera tratarse de su cuerpo. También lo pensaron los vecinos que se acercaron a la zona al ver el movimiento de coches patrulla. Pero, por el momento, todo son especulaciones hasta que la investigación concluya.

Al margen del hallazgo, han trascendido nuevas pistas sobre la desaparición de Sandra Bermejo el pasado 8 de noviembre. Según un informe policial, la noche en la que la joven desapareció había tres coches en el aparcamiento del cabo Peñas "muy próximos entre sí". Unos pescadores vieron los tres turismos en la zona y, extrañados por encontrar vehículos aparcados en la zona a primera hora de la mañana, notificaron el hecho a la Policía Nacional, que coordina la investigación, nada más enterarse de que se buscaba a una persona desaparecida en el cabo Peñas. Ese es uno de los datos que forman parte de la investigación, según ha podido saber La Nueva España, del grupo Prensa Ibérica, y que podría ser relevante para arrojar luz sobre lo que ocurrió con Bermejo; de verificarse confirmaría que la psicóloga no estaba sola cuando se le perdió la pista.

Compartir el artículo

stats