Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Altercado

Un grupo de adolescentes propina una paliza al jefe de la Policía Local de Porreres

Sebastià Mora intervino cuando estaba fuera de servicio para impedir que abusaran de una niña durante una fiesta del club de fútbol - Varios de los agresores le esperaron luego en la puerta de su casa con palos y piedras para intimidarle

La alcaldesa presidió ayer una reunión para tratar la agresión al jefe de la Policía. AJUNTAMENT PORRERES

Un grupo de adolescentes propinó una paliza en la madrugada del pasado domingo al jefe de la Policía Local de Porreres. Sebastià Mora, que estaba fuera de servicio, había tratado de impedir que la banda abusara de una menor durante una fiesta del club de fútbol de la localidad, según explicaron fuentes conocedoras del caso. Los chicos se revolvieron contra el policía, que recibió una lluvia de golpes. Posteriormente, cuando regresó a su domicilio, el jefe policial se encontró con que el grupo le estaba esperando en la puerta para intimidarle y que no les denunciara. La alcaldesa de la localidad, Xisca Mora, convocó ayer una reunión de la junta de seguridad y se mostró contundente: «El Ayuntamiento no va a tolerar estas actitudes, hay líneas rojas que no se pueden traspasar».

Los hechos ocurrieron sobre las dos y media de la madrugada del pasado domingo en el campo de fútbol de la localidad, donde se estaba celebrando una fiesta del equipo de Porreres. El origen del incidente difiere según las fuentes. Unas indican que se había producido una pelea entre unos adolescentes. Otra versión apunta a que la pandilla estaba molestando a varias niñas, a las que sometían a tocamientos.

El caso es que Sebastià Mora, jefe de la Policía Local, que estaba libre de servicio y participaba en la fiesta con su familia, acudió al lugar para tratar de poner orden. El grupo, formado por entre seis y diez adolescentes y en el que habría varios menores de edad, se revolvió contra él con violencia. El jefe de la Policía Local recibió una lluvia de golpes que le provocaron numerosas contusiones, hasta que logró escapar.

Poco después, cuando el policía regresaba con su coche, acompañado por su mujer y su hija, a su domicilio, se encontró con el mismo grupo de adolescentes que le estaban esperando, armados con palos y piedras, presuntamente con la intención de intimidarle. El jefe de la Policía aceleró y se marchó de allí rápidamente.

Los agresores, un grupo de entre seis y diez chicos entre los que hay varios menores de edad, son vecinos de la localidad. Fuentes conocedoras del caso indican que los jóvenes sabían perfectamente que Sebastià Mora es el jefe de la Policía Local, de igual manera que sabían dónde vive cuando se presentaron allí para intimidarle. El caso ha sido denunciado ante la Guardia Civil, que ha abierto una investigación tanto por la agresión al jefe policial como por los supuestos abusos sexuales a chicas que podrían haber cometido los jóvenes previamente.

Sebastià Mora permanece de baja médica por la paliza. Al parecer no sufre lesiones de gravedad, pero presenta numerosas contusiones en todo el cuerpo por los golpes recibidos.

La gravedad de los hechos llevó a la alcaldesa de Porreres, Xisca Mora, a celebrar ayer una reunión extraordinaria de la junta local de seguridad en la que participaron representantes de la Policía Local y de la Guardia Civil, así como mediadoras y educadoras sociales.

«El Ayuntamiento de Porreres no va a tolerar estas actitudes descontroladas y violentas», afirmó Xisca Mora. «Hay líneas rojas que no se pueden traspasar».

La alcaldesa anunció que el Ayuntamiento va a presentar denuncia y se personará como acusación particular contra los agresores, al tiempo que se mostró convencida de que los jóvenes sabían perfectamente que Sebastià Mora es el jefe de la Policía Local. «Este es un pueblo de 5.000 habitantes y nos conocemos todos. Y el jefe es un agente de la autoridad, tanto si va vestido de uniforme como si no».

Compartir el artículo

stats