Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Siete meses de cárcel a una mujer que agredió en Ses Salines a su hija de 13 años por ser lesbiana

Golpeó y escupió a la menor tras ver una bandera LGTBI en su perfil de Instagram - La sentencia aprecia la agravante de homofobia

La mujer condenada, ayer durante la vista celebrada en un juzgado de lo penal de Palma. M. O. I.

Una mujer fue condenada ayer a siete meses y medio de prisión por agredir a su hija de 13 años por ser lesbiana. La acusada reconoció durante el juicio que golpeó a la menor, la insultó y le escupió en su domicilio de Ses Salines tras descubrir que había puesto en su perfil de Instagram la bandera arcoíris del colectivo LGTBI. La sentencia la declara autora de un delito de lesiones en el ámbito familiar con la agravante de homofobia, al haber actuado por la orientación sexual de la víctima.

La acusada reconoció los hechos en un juzgado de lo penal de Palma tras el acuerdo alcanzado entre su abogado, la fiscal y la abogada del Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS), que tiene la tutela de la víctima desde que ocurrieron los hechos y ejercía la acusación particular. La condena incluye una indemnización para la víctima de 1.000 euros por los daños morales y otros 150 por las lesiones sufridas. Además, la mujer no podrá acercarse a su hija ni comunicarse con ella durante los próximos años. Las partes acordaron que la pena de prisión quede suspendida a condición de que no cometa más delitos en tres años y abone la compensación económica.

Los hechos, como admitió la mujer en la vista oral, ocurrieron el 1 de noviembre de 2020 en el domicilio familiar en Ses Salines. La acusada, marroquí de 31 años, sabía ya que su hija mantenía una relación con otra chica. Aquella noche vio que su hija había puesto en su perfil de Instagram la bandera arcoíris y estalló. Entró en la habitación de la menor y le dijo: «Para mí siempre serás una perra. Siempre serás basura». Luego la agarró del pelo y le propinó varios golpes por todo el cuerpo. Finalmente, le lanzó un servilletero a la espalda y un escupitajo.

La adolescente sufrió diversas lesiones y precisó asistencia médica. Además, ha tenido que recibir atención psiquiátrica y psicológica. Tras descubrirse el caso, los Servicios Sociales actuaron y el Institut Mallorquí d’Afers Socials asumió la tutela de la víctima. La fiscalía solicitaba inicialmente tres años de prisión para la acusada.

Compartir el artículo

stats